jueves, 24 de julio de 2014

TARTA DE LIMÓN SIN GLUTEN

   Jueves, cerca del Viernes y cerca de todo lo que huele a fin de Semana.
   Anoche terminó Masterchef, ya lo sabéis unos cuantos millones de espectadores; yo me quedé un poco indecisa con la tarta de limón, esa que tenía merengue por encima, la combinación no es que me pareciera extremadamente extraña, pero apetecerme, no me apetecía mucho.
   Una oportunidad para probar la masa quebrada y rectificar errores, aunque a mí me pareció muy rica la masa quebrada Sin Gluten de los post anteriores. Con lo que a mí me gusta el limón y con el limonero tan magnífico que tenemos en casa... hoy sin excusas para ponerme manos a la obra, aunque a última hora no me dió tiempo a ponerle el merengue francés porque la comenzaron nada más me despisté un poco. Pues de momento sin merengue va mi tarta de limón sin gluten.
   Había probado con la masa quebrada, relativamente sencilla cuando va con gluten. No diría complicada, pero si extraña de hacer, cuando es sin gluten.
   Os dejo el enlace de Samantha Vallejo-Nájera y así podéis hacerla perfecta, para los no celiacos, las proporciones para la masa quebrada es bastante similar.


Para 8 porciones
40 minutos
Dificultad media

TARTA DE LIMÓN SIN GLUTEN

Ingredientes:

Para la masa quebrada:

- 15 cucharadas soperas de Harina Panificable Schär Dolci C
- 3 cucharadas de harina de arroz
- 1 huevo
- 4 cucharadas de mantequilla (no margarina) a temperatura ambiente
- 4 cucharadas de azúcar
- Una pizca de sal
- 1 cucharadita de levadura sin gluten
- 1 pizca de canela

Para la crema de limón:

- 1/2 taza de zumo de limón
- Ralladura de medio limón
- 4 cucharadas de azúcar
- 1 cucharada rasa de Maicena

Para el merengue (FRANCES)

- 4 claras de huevo (aproximadamente 30 gr por huevo. 4x30=120)
- 240 gr de azúcar (el doble que de claras)

Elaboración:

    Masa quebrada. La mantequilla debe estar a temperatura ambiente pues si no cuesta demasiado mezclar.
    En un bol ponemos la harina de Schär, la harina de arroz, la canela, levadura, azúcar y sal, los ingredientes secos. Mezclamos.
   Batimos un huevo y agregamos a los ingredientes secos, integramos bien los ingredientes. Ahora empezamos a añadir la mantequilla y a mezclar junto a la harina con las manos.
   La masa quebrada no requiere de mucho amasado para que no active el gluten y no suba, pero en el caso de la harina sin gluten si necesita un poco más de amasado para conseguir una masa manipulable, sino se queda como la arena de verdad.


 

    Estiramos la masa con el rodillo, debe ser finita porque con la levadura subirá un poco y extendemos sobre un molde desmoldable de unos 24 cm, pegamos bien a los bordes del molde. Pinchamos la masa para que no pierda mucho la forma. Ponemos un puñado de legumbres encima, yo puse lentejas, no es lo ideal, pero es de lo que disponía.


   Precalentamos el horno a 190ºC, metemos la masa quebrada durante unos 20 minutos. Posteriormente comprobamos que el la masa está cocinada con un palito o un tenedor y sacamos.


     Mientras se hornea la masa quebrada hacemos la crema. En un cazo ponemos el limón a calentar junto a la ralladura. Mezclamos fuera del recipiente el azúcar y la Maicena y vamos agregando al zumo de limón poco a poco. Yo le añadí un poco de canela.


   La temperatura debe ser media para que no se nos pegue la maicena al recipiente y para que se cocine bien la harina y no quede sabor. En unos 10 minutos obtendremos una crema espesa. Dejamos enfriar en la nevera.



   Una vez horneada la masa sacamos del horno y cubrimos con la crema de limón fría.


    Para el merengue, sacamos las claras de la nevera, han de estar a temperatura ambiente y empezamos a batir con la batidora, cuando empiece a espumar entonces empezamos a agregar el azúcar en forma de lluvia y montamos hasta conseguir la textura deseada.
  Con una bolsa de plástico o con una manga pastelera ponemos pequeños montoncitos de merengue en toda la superficie de nuestro pastel horneanos unos minutos y se acabó.

miércoles, 23 de julio de 2014

BUÑUELOS FRITOS SIN GLUTEN

  El post de hoy llega tarde, pero es que es el desayuno tardío de los coínos, al menos en mi casa.
 ¿Qué decir de los buñuelos? Plato simple por excelencia, esto sí que es típico coino, no probaréis estos buñuelos en muchos sitios más, creo que son de la comarca solamente, yo, al menos, nunca los he comido en otro lugar, si buscáis por internet los buñuelos son otra cosa muy, muy distinta, nada que ver. 
  Llevo más de un año sin probarlos y cuando los hacen en casa para merendar, con gluten, claro, solo puedo pensar en cuándo me podré dar un atracón..., pues hoy a tocado probar SIN GLUTEN.
  Recomendación para los que visitéis Coín, los mejores Buñuelos Con Gluten son del Bar La Viuda, un desayuno o merienda bastante calórico, pero fantástico, es para el café o el chocolate caliente, aunque con un cacao tampoco está mal.
  Vuelvo a repetir no es el buñuelo como el que conocéis, no lleva rellenos ni demás ni se cubre con nada, es masa de pan hueca y frita, crujiente y salada, que está deliciosa, eso sí, se comen muy calientes para que sean crujientes, aunque si esperáis un poco a que enfríen están igual de buenos, menos crujientes pero muy ricos y para mojar son deliciosos. Este plato junto con los churros atados con junco son los que llenan Coín los fines de semana por la mañana.



BUÑUELOS SIN GLUTEN

Ingredientes:

250 gr de harina panificable Schär Mix B
1/2 vaso de agua caliente
1/2 taco de levadura fresca sin gluten
Sal
Aceite de oliva virgen

Elaboración:

    Lo primero deshacemos la levadura en un bol.


    Añadimos un poco de agua y disolvemos por completo.


    Agregamos la harina y la sal, mezclamos.


    Vamos añadiendo el resto del agua hasta conseguir una masa de consistencia similar a la masa de una pizza, elástica y no pegajosa, añadimos más agua o harina según la necesidad.


    Dejamos reposar una media hora la masa cubierta con un trapo.
    Una vez la masa haya subido, haremos bolas y estiraremos como si fueran mini pizzas, deben medir entre 8 y 10 cm y deben ser finas, no como papel, pero finas.


    Calentamos el aceite a fuego fuerte, vamos a freír. Cuando el aceite esté muy caliente vamos friendo las tortas de masa. Dejamos unos minutos y damos la vuelta, deben quedar como globos hinchados.


    Sacamos y escurrimos sobre papel absorbente. Ahora a desayunar que se enfrían... jejeje

martes, 22 de julio de 2014

PISTO MALAGUEÑO

   Pisto, alboronías, xanfaina, tumbet, fritada, pisto manchego, distintos nombres y versiones para algo que tiene el mismo fundamento pero con tantas versiones como cocineros lo elaboren. Un plato elaborado con productos de la huerta al alcance de todos, aunque tradicionalmente el pisto siempre se elabora en época veraniega porque estas verduras están de temporada, dígase en su mejor momento. Como tradicionalmente en casa el pisto se come cuando las vetuallas (verduras) empiezan a brotar, desde final de la primavera hasta final del verano, siendo, si es posible, hacerlo al aire libre.

   No solo se hace en España, también Francia tiene su propio pisto, la Ratatouille, aunque todos con la base que nos proporcionó la cultura andalusí (alboronías), donde está su origen.

   Un plato mediterráneo, elaborado con tomate y pimiento y con las incorporaciones actualizadas como la cebolla, el calabacín, la berenjena, las patatas y alguna que otra proteína como alguna viandas o huevo.

    En el Sur cocinamos el Pisto con patatas, normalmente muy laborioso porque todo se hace por partes, el pimiento y la cebolla, luego se cocina la berenjena, después se une todo y se fríe con el tomate, se pochan las patatas y se fríen los huevos. Lo cierto que hasta que llegué a la Mancha no descubrí lo fácil que podía ser hacer un pisto. Así que esta es una de las muchas de versiones que puede tener un pisto.


Para 4 personas
Dificultad Media
1 hora

PISTO GLUTEN FREE

Ingredientes:

- 1 berenjena o un calabacín
- 2 pimientos verdes o uno rojo y otro verde
- 1 cebolla
- 5 tomates maduros
- 2 patatas nuevas medianas
- Aceite de oliva virgen extra
- Sal
- Pimienta recién molida
- Una pizca de azúcar
- 1 o 2 dientes de ajo
- Unos huevos

Elaboración:



1. Pica todos los ingredientes, personalmente los corto en brunoise mediana, pero al gusto del consumidor.
2. Ponemos en una cazuela abundante aceite de oliva, a fuego medio. Sofreimos el ajo a fuego bajo Pochamos la cebolla con el pimiento, fuego suave, moviendo de vez en cuando y dejando pochar despacio. 

               

2. Sacamos el pimiento y la cebolla y ponemos las berenjenas, cocinamos de la misma forma y reservamos.


3. Pochamos igualmente las patatas, también en daditos, sacamos cuando estén tiernas y les ponemos sal.
 4. Quitamos el aceite sobrante y añadims el tomate limpio y triturado y sofreímos junto al pimiento, la cebolla y la berenjena y dejamos cocinar despacio. Deja cocinar por espacio de media hora o hasta que se cocine el tomate.
5. Agrega el azúcar, la sal y la pimienta si lo deseas.
6. Añade las patatas pochadas y calienta.
7. Fríe los huevos y pon encima del pisto. Sirve.




lunes, 21 de julio de 2014

BRAZO DE GITANO CON CIRUELA GLUTEN FREE

     Las ciruelas son una de las frutas con mayor aporte de fibra que podamos tomar, todavía estamos en época de ciruelas y hay que aprovechar todo lo que da la tierra da, al menos yo procuro hacerlo, más cuando estamos en una zona, donde como dicen en casa "nace todo" y es que el Valle del Guadalhorce es espectacular para la siembra. Estas son unas deliciosas ciruelas de Coín.
     Ayer hice un brazo de gitano, creo que no hay algo más tradicional, esto es como el roscón de Reyes.
    Por casa habían comprado foskitos, porque los demás pueden comerlos, yo todavía tengo en mente a que saben los foskitos, qué ricos y, claro, pues aunque una intenta reprimirse las ganas, también me gustan los foskitos y diréis que tienen que ver los foskitos con las ciruelas, pues me hice un brazo de gitano con una compota de ciruelas, nata y chocolate, que apaciguo totalmente mi deseo de foskitos, (aunque me quedo con ganas de hacer un par de ellos más) quedaron solamente las miguitas, porque los demás también atacaron al brazo de gitano aunque fuera sin gluten.



BRAZO DE GITANO CON CIRUELA, NATA Y CHOCOLATE SIN GLUTEN

Ingredientes:

Masa:

- 70 gr de Maizena
- 80 gr de azúcar
- 1 cucharadita de levadura en polvo Hacendado sin Gluten
- 3 huevos M

Para el relleno:

- 200 ml de nata de 35% de M.G
- 4 cucharadas de azúcar blanca
- 4 ciruelas amarillas maduras
- 3 cucharadas de azúcar

Cobertura:

-100 gr de chocolate sin gluten (usé Nestlé Postres) 

Elaboración:

   Pesamos los ingredientes y separamos las claras de los huevos.


   Mezclamos las yemas de los huevos con el azúcar, cuando estén bien integradas, ponemos la levadura.


   Montamos las claras poniendo en el congelador el vaso de la batidora, eso nos ayudará a ponerlas a punto de nieve antes y quedarán muy firmes, las claras también frías y si nos cuesta, 3 gotitas de limón.
   Mezclamos la Maicena con las yemas anteriores cuando tengamos una masa firme y sin grumos agregamos poco a poco las claras a punto de nieve.
   Sobre una base o bandeja rectangular previamente engrasada, ponemos papel de horno vertiendo la masa anterior sobre ella. Precalentamos el horno a 160ºC y después de unos 5-10 minutos introducimos la masa y horneamos alrededor de 20 minutos.
   Mientras tanto, lavamos y pelamos las ciruelas y las ponemos en un cazo con el azúcar sobre la fruta. Cocemos a fuego medio hasta que se haga un almíbar, 15 o 20 minutos.


      Extendemos sobre la masa fría.


      Montamos la nata con cuatro cucharadas de azúcar, cubrimos toda la superficie del pastel y enrollamos.
      Metemos en la nevera unos 30 minutos para que la nata consolide firmeza.
     Deshacemos chocolate negro y cubrimos nuestro brazo de gitano. Usamos una rejilla y una bandeja y cubrimos hacemos algún dibujo con cuchara o tenedor. Yo puse hasta el último gramo de chocolate, podéis poner una capa más fina para que no se rompa, yo lo quería con muuuucho chocolate y no me importaba que se rompiera.


     Y después guardamos un rato en la nevera para que no terminen con él antes de cuajar.


viernes, 18 de julio de 2014

COCIENDO PULPOS


    Por las redes he visto un montón de formas de cocer pulpo, alguna hasta la he probado, muy aconsejables todas, pero me quedo con las indicaciones de mi madre, a la que no le sale un pulpo malo.
     Considero a mi madre una gran cocinera, no solo yo, los que prueban sus platos lo dicen. Hubiera sido una gran restauradora, pero, es más importante la acción y el movimiento que el pensamiento y las elucubraciones.
    Como muchas madres de este bendito país, saben hacer las cosas de forma automática porque llevan 40 años haciendo lo mismo y eso de explicar "como se hace", es un poco difícil en su forma automática de hacer las cosas; señalando: "un puñado", "hasta que cubra", "cuando lo veas bien".
     Tiene un ojo avisor para detectar todo lo que viene del mar, es digno de ver como sabe comprar el mejor pescado, creo que si pudiera estaría todo el día en las pescaderías del Mercado del Carmen o de Huelin en Málaga y en las Lonjas seleccionando pescados por doquier.
      Cada vez que hay pulpo en casa, me avisa para comer, sabe que no hay nada que me guste más que una ensalada con pulpo, diría que es mi plato preferido, pero ninguno, y he probado muchísimos, aliñado como el suyo, es una auténtica maestra para el pescado.
      Después de observarla, porque a las Madres Malagueñas se las observa en la cocina y no se les pregunta... jejeje; mis conclusiones con respecto a cocer pulpo son variopintas y sé que son las que funcionan en su casa, con su olla y con su fuego, así que disculpas si no os sale igual, pero es el pulpo mejor cocido que se pueda encontrar, no se deshace, no está que cruje, está en su justo punto, esta entre ese punto entre al dente, perfecto y tierno al que no puedo poner un adjetivo, pero todos, independientemente de su tamaño y condición le salen exactamente igual ¿cómo puede ser?
      Además, os indico un truco que me ha dado mi amiga Yolanda #Cuencamagica, que es delicioso.



Formas de cocinar el pulpo
  • El pulpo se pone "enterito" en el congelador, solo se limpia la cabeza y se mete al congelador entre 24 y 48 horas con esto "se pone tierno"; traducción: que se rompen las fibras del animal y queda tierno al cocinarlo.
  • Independientemente del ingrediente que pongamos al cocer, aceite, laurel, vino, en la carne del pulpo cocinada no se percibirán los sabores de estos ingredientes. Así que se cocina con agua caliente y ya. Sal tampoco se le pone "ya vivía en agua salada"...
  • Sacar el pulpo del congelador la noche anterior, por lo menos. Tiene que estar totalmente descongelado y  lo enjuagamos bajo el grifo.
  • El pulpo necesita de entre 18 y 20 minutos de cocción por kilo en crudo, lástima que ya no se vean tan a menudo aquellos de patas gigantes, un pulpo mediano de unos 2 kg necesitarán unos 30-35 minutos, "le pinchas la cabeza que es lo más duro y miras si se ha hecho".
  • Asustar al pulpo, esto lo hacen mis amigos Ángel y Yolanda, no es de mi madre. Metes el pulpo en una olla con agua hirviendo 1 vez, lo sacas, vuelves a meterlo otra vez cuando el agua empiece a hervir, lo sacas y a la 3ª se queda dentro, yo creo que funciona...
  • Por supuesto dejarlo reposar en el agua de cocción hasta que ésta se enfríe.
  • El pulpo tiene que estar fresco y ser de buena calidad. "Es que todos los pulpos no son iguales, tienes que cogerlo fresco" "ya, ¿pero eso, cómo se ve si esta fresco?" "pues, fresco hija, fresco, que se le note", y yo le digo al pescadero "un pulpo fresco, por favor" a lo que responde "Todos son fresquísimos", conclusión: yo no sé distinguir un pulpo fresco de uno que no lo es. Añadiendo mi padre: "los mejores los de Estepona" pero tampoco entiendo como sabe que son de Estepona si no tienen D.N.I.
  • Truco de mi querida amiga Yolanda, profesional experta en Pescadería, mete una patata dentro de la cabeza del pulpo y la hierve con el pulpo, y hace un pulpo feira con esa patata y ese pulpo en que no se sabe distinguir que está más rico si el pulpo o la patata con sabor a pulpo. 
  • Y la última indicación "como la piel del pulpo se despegue de las patas del pulpo, ya te pasaste en cocinarlo".
    Bueno, pues sí, he aprendido un montón de pulpos con mi madre al lado... más, que sabe comprar los mejores pulpos a los mejores precios. !Eres toda una experta mami!

   

   Formas de cocinar el pulpo, después de experimentar mucho con el pulpo me dí cuenta de que:
  • Uno: si le ponemos ingredientes como sal , aceite, laurel, vino, da igual, no se percibe el sabor de estos ingredientes en la carne del pulpo cocinada. Así que agua caliente.
  • Dos: Que los pulpos más grandes o más pequeños necesitan el mismo tiempo de cocción, hablamos de pulpos entre 1 kg y 2.5 kg. (alrededor de 35 minutos) por no ponerlos más tiempo a cocer conseguimos que esté más tierno.
  • Tres: Que lo importante es el tiempo de congelación y ponerlo en la olla cuando el agua esté hirviendo y por supuesto dejarlo reposar en el agua de cocción hasta que esta se enfríe.
  • Cuatro: El pulpo tiene que estar fresco y ser de buena calidad.
     ¿Tenéis trucos para cocinar el pulpo que nos puedan ayudar? Deja tu comentario.

jueves, 17 de julio de 2014

HELADO DE MOKA CON CARDAMOMO SIN GLUTEN

   El café Moka es uno de los preferidos para mí, nunca tomo café pero la Moka es especial, eso de mezclar café, chocolate y leche vaporizada es digno de mención en cualquier blog.
   No lo suelo hacer en muchas ocasiones, no tengo ya costumbre de tomar café, pero fuí muy aficionada. 
  Para reiterar en la receta, me regalaron un café traído directamente de Costa Rica y no podía perder la ocasión de usar un café tan bueno como éste. Huele a café de verdad, del que comprábamos antes en casa, que pena que el café haya perdido tanta calidad en los últimos años, !vaya! como el pan. Ahora para tomar un buen café en "italiana" o Lavazza o no hay café, lo demás es otra cosa distinta al café.
  Tenía muchas ganas de hacer este helado, pero no recordaba como lo hacía antes así que, nuevos experimentos. Me encanta, son los mejores días de la semana, cuando tengo que experimentar porque no recuerdo una receta o porque quiero probar nuevos ingredientes es como empezar de cero, recordar olores, sabores... es lo mejor y más divertido.
   La cocina termina como "el rosario de la aurora" pero, no importa el procedimiento cuando los resultados son geniales como en este caso. Tengo complejo de química...
    Para mí lo primordial de esta receta es encontrar el punto exacto en que el chocolate y el café se encuentran y no predominan uno sobre otro, pero bueno no siempre se alcanza, sobre todo por la calidad y cantidad de café, de todas formas, queda genial.
     En esta ocasión usé azúcar moreno, que parece dar más intensidad al color del chocolate, cuando uso azúcar blanca el color se parece más al café.
   

    Hoy es de los típicos días en que llegas a casa y te encuentras en que se han comido tu foto, así que he salido al rescate a por un poco y os lo puedo enseñar... :D

HELADO DE MOKA SIN GLUTEN

Ingredientes

350 ml de leche entera
150 ml de leche evaporada
60 gr de chocolate negro 70% de cacao sin gluten
200 ml taza de café fuerte
100 gr de azúcar moreno
1 ramita de canela
2 huevos
3 semillas de cardamomo verde

Elaboración

   Fundimos el chocolate al baño María, cuidado de no quemarnos. También podemos fundirlo en el microondas con cuidado de que no se queme, a temperatura media y poquito tiempo, revisando de que no pierda brillo así el chocolate perderá menos propiedades y tendrá mejor sabor.


    Hacemos un café cargado. Reservamos. Costa Rica Kaffee!! que me sabe a gloria, jeje.



   Mezclamos los dos tipos de leche y el café, ponemos al fuego y hervimos con las semillas de cardamomo, sin triturar ni machacar, es sobre todo para darle un punto y la canela, cuando hierva retiramos las semillas.


   Separamos claras y yemas de los huevos. Batimos las yemas con el azúcar hasta que estén espumosas, cuando el chocolate se haya templado lo agregamos a la mezcla. 
    Añadimos las yemas, el azúcar y el chocolate a la leche, no paramos de remover. Retiramos del fuego y dejamos enfriar.  


   Montamos las claras de huevo a punto de nieve, principalmente, para que no se cristalice el helado y añadimos a la mezcla cuando ya esté fría. Integramos bien.




   Metemos en el congelador, antes de servir sacamos unos minutos antes para poder manipular y servir bien. No encuentro mi cuchara de helados... tanta organización y el calorcito del verano me tienen un poco atosigada ... 
   Podemos decorar con unos granos de café o cacao en polvo, unas hojitas de menta, etc.
    

miércoles, 16 de julio de 2014

ENSALADA DE PIMIENTOS VERDES FINOS

   Tenemos varias opciones, podemos hacer una ensalada de Pimientos Verdes, o de Pimientos Rojos o de ambos, yo en este caso, voy a hacer una ensalada de Pimientos Verdes, que para eso mi madre se ha dedicado a asar pimientos verdes toda la mañana. Estos pimientos son de piel fina, típicos en mí casa y en algunas zonas del interior malagueño.
    Lo habitual es asar pimientos de piel gruesa y carnosa, resultan muy jugosos, pero los pimientos de piel fina tienen un sabor más intenso y delicado, también son más delicados de trabajar.             
   La ensalada de pimientos es el típico acompañamiento de los pescados fritos, la tortilla de patata o de entrante de cualquier almuerzo o cena, pero si de verdad queremos disfrutarlo, aconsejable: el pescado frito y la tortilla de patatas fría, "típical coíno".
   Ojeando en distintos blogs me he dado cuenta de que la ensalada de pimientos de casa no tiene nada que ver con las ensaladas de pimientos que habitualmente encontramos. Esta es deliciosa igual que las demás, pero varía, será la zona.



Para compartir
1 hora
Dificultad media

ENSALADA DE PIMIENTOS VERDES

Ingredientes

- 16 Pimientos verdes de piel fina (no son los gigantes italianos, pimientos de toda la vida)
- 1 tomate maduro variedad Huevo de Toro coino (a eso se debe su color)
- 1/2 cebolla tierna
- 1 diente de ajo
- Aceite de oliva virgen
- Vinagre
- Sal

Elaboración

1. Asamos los pimientos

   Calentamos una parrilla o plancha y untamos los pimientos con aceite de oliva con ayuda de un papel de cocina absorbente. Asamos los pimientos, comprobamos que se vayan asando uniformemente, dándoles la vuelta cuando se vayan haciendo. También podemos hacerlos al horno, pero en casa se hace en la plancha. Importante: nunca usamos sal.


   Dejamos enfriar los pimientos, cuando estén fríos quitamos la piel que, si están bien asados, debería de desprenderse muy fácilmente. Limpiamos de piel y semillas, no se lavan, se quitan los restos con las manos.
   Con ayuda de los dedos cortamos tiras de pimientos, más gruesas o más finas según gusto.



2.- Resto de ingredientes

    El tomate se ralla o tritura y ponemos en una sartén o cacerola y dejamos reducir sin aceite ni sal. Cuando el líquido haya desaparecido apartamos del fuego.
   Reservamos y dejamos enfriar.
   La cebolla tierna se corta en daditos pequeños o en juliana, según gusto.

3.- Ensalada

   Ponemos el pimiento en tiras en una ensaladera o plato hondo, añadimos el tomate reducido y añadimos la cebolla cruda. Aliñamos con sal (primero), vinagre (segundo) y, por último, un buen aceite de oliva virgen en abundancia y listo para servir. No está nada máL con comino recién molido.

   Es típico picarle a la Ensalada de Pimientos Verdes un ajo muy finito, pero también a gusto del consumidor, no a todo el mundo le gusta el ajo crudo.

martes, 15 de julio de 2014

MERMELADA DE TOMATE DEL VALLE DEL GUADALHORCE (variedad Castellanos)

  Siguen naciendo tomates este verano y no paran, unos tomates de la variedad Castellanos, algunos pesados han llegado al 1.3 kg, son unos increíbles tomates dulces con un punto de acidez mínimo, bonitos os aseguro que no son, se rajan, tienen cortes y algunos no son especialmente uniformes, pero tienen una cosa muy peculiar: SABEN A TOMATE y además, de los buenos. Les quitas la piel y aparece un color rojo rubí intenso, de ese que hace estallar las papilas gustativas, como al perro de Paulov.
   Pienso,... ¿qué hago con esta cantidad de tomates del Valle del Guadalhorce, sin productos químicos, con ese jugo y ese sabor? Pues conservas y ¿qué conservas? pues una mermelada de tomate para acompañar buenos quesos y para desayunar, que con el gazpacho diario, el picadillo de tomate y el frito de tomate me he quedado pillada y últimamente solo entro en la cocina para hacer siempre lo mismo.
   Hoy toca una Mermelada de Tomate, que seguro que está más rica que la del super y que no va a llevar conservantes ni aditivos, ni nada de ese tipo y que está para chuparse los dedos 2 veces... jejeje.
   Orgullosa de los productos malagueños.



MERMELADA DE TOMATE 

Ingredientes:

-  500 gr de tomates maduros pelados y sin pepitas
-  250 gr de azúcar blanca

Elaboración:

   Lo primero que voy a subrayar es que estos 2 tomates pesaban 920 grs, para ser exactos, enteros y sin pelar. Son muy sabrosos y carnosos.
      
   Empezamos escaldando los tomates, también podemos pelarlos, estos tenía una superficie dura aunque estaban muy maduros, con lo cual he optado por el pela-patatas y en un santiamén estaban preparados para su uso. 


Como os comento, no es que sean unos tomates especialmente bonitos, tienen magulladuras suelen tener cicatrices que se van haciendo al crecer, pero tienen un sabor espectacular y están en perfecto estado en su interior.
  Si queréis escaldar los tomates, solo necesitamos agua hirviendo, hacer con el cuchillo un corte en cruz a los tomates en la base y los metemos en el agua. Con unos segundos vale, después los ponemos en un bol con agua fría y la piel sale casi sola.



    Troceamos el tomate, eliminando todas las semillas, si quedan algunas no pasa nada, es Mermelada de Tomate y siempre quedará alguna semilla.
    Picamos el tomate ya totalmente despepitado y pesamos, esto nos ayudará a calcular la cantidad de azúcar que necesitamos para poder hacer nuestra mermelada.
    Si picamos el tomate muy grande quedarán trozos grandes en la mermelada, si los cortamos pequeños desaparecerán, así que os aconsejo un tamaño mediano, para que queden pequeños tropezones, aunque también tenéis la opción de batirlos al concluir la operación.


    Siempre se usa la mitad de lo que pese el producto con el que hacemos la mermelada. En este caso han quedado 550 gr de tomate y he usado 275 gr de azúcar blanca. El producto final será un tarrito de mermelada de unos 400 gr, os lo digo a ojo, no lo he pesado. 


    Agregamos el azúcar al tomate y lo dejamos reposar un rato, alrededor de 20 minutos, los jugos del tomate salen fuera y después facilita la cocción sin que se nos pegue demasiado.


    Ponemos al fuego en una olla y cocemos durante unos 45 minutos. De vez en cuando tenemos que remover, tened en cuenta de que es azúcar lo que lleva...
   No podemos dejar sin líquido la mermelada, pues después al enfriar se solidificará y perderá aún más líquido.


     Cuando haya pasado este tiempo pondremos en un tarro hermético y dejamos enfriar, no lo tapamos hasta que no enfríe por completo.
     Después conservamos en la nevera, viene a durar unas semanas, porque no la hice al vacío.

    Ahora solo nos queda decidir con que acompañamos la mermelada de tomate... Yo apuesto por un Camembert frito con harina de garbanzo sin Gluten. Aunque he empezado por el desayuno, a ver si llega la mermelada.. :D.

lunes, 14 de julio de 2014

BOQUERONES EN VINAGRE

   A veces, me hago consciente de lo que me gustan las cosas sencillas, creo que Málaga es zona de cultura gastronómica en su estado puro de minimalísmo, !alucinante!. También Cádiz, que no me quiero olvidar. Y también, me hago consciente de que es lo que más me apetece degustar en verano. Qué alegría tiene el mar y que alegría produce estar cerca del mar.
   Hoy el post de un plato sencillo sin igual, Boquerones en Vinagre para picotear que es como degustar el mar en su pleno apogeo. Unos boquerones blancos malagueños tan típicos, nada está cocinado excepto los boquerones que se cuecen por efecto del vinagre. A los malagueños nos llaman "Boquerones", por algo será...
   Ayer tocó Lunch que fue domingo y por costumbre nos levantamos lo más tarde que podemos (el nene nos levanta máximo a las 10.00 horas, pero es genial)
  Cocina Fácil sin Gluten me ha ayudado mucho con el pan rápido de microondas (6 minutos exactos en tener pan recién hecho de sésamo y pimienta rosa recién molida, ésta a mortero, claro, que se hace masa) ayer no tenía pan sin gluten, peor error, levantarse sin pan, pero me acordé del pan sin gluten de microondas que había publicado Famalap y me hice a ello. Gracias :P


4-6 personas
2 horas "entre pitos y flautas"
Fácil

BOQUERONES EN VINAGRE

Ingredientes

- 1/2 kilo de boquerones malagueños (blancos y brillantes)
- Vinagre (el que admita)
- Aceite de oliva virgen (el que admita)
- Unos dientes de ajo
- Sal

Elaboración

   Comenzamos limpiando los boquerones, con cuidado de no estropearlos. Mientras más grandes sean mejor. Yo separo los dos lomos, aunque no es lo habitual, lo hago para quitar la pequeña aleta de enmedio.
   Desangramos bien los boquerones con abundante agua fría y cambiando repetidamente el agua.
   Cuando el agua esté clara los escurrimos.
   Cubrimos con vinagre los boquerones y dejamos 1 hora aproximadamente en la nevera cubierto con el vinagre y tapado, mejor usar un tupper para este proceso. Los boquerones deben de quedar muy blancos, si no están blancos y necesitan más tiempo los dejamos un poco más.
   Escurrimos el vinagre y en un recipiente aparte vamos poniendo los boquerones con la piel hacia abajo. Lo importante es que cada capa de boquerones la cubriremos con aceite de oliva.
   No sé si pasa en el resto de los sitios, pero aquí, en mi pueblo todos los bares y restaurantes que sirven boquerones tienen el etiquetado de que previenen el Anisakis a través del congelado y yo también tengo la costumbre de hacerlo congelando en este momento los boquerones de 24 a 48 horas.
  Transcurrido este tiempo, sacamos del congelador, y aliñamos con sal, perejil y ajo. Yo en este caso no puse perejil pero habitualmente lo hago. 
   Ya tenemos un platillo lleno de vitaminas para degustar antes del almuerzo, yo hoy me los comí en plan Lunch, pero da igual, porque están buenos a todas horas.