lunes, 6 de octubre de 2014

CHURROS TEJERINGOS SIN GLUTEN

     Si quieres encontrar churros tejeringos, de los de toda la vida te recomiendo Coín, !hombre!  ¿qué dedir?, cosas buenas que tiene mi pueblo, los de Antonio Lomeña en la Iglesia de San Juan, de lo mejorcito que he probado, además es amigo mío y sabe hacer las cosas con cariño... así le salen... !maravillosos churros!, crujientes por fuera, blanditos por dentro y sin exceso de aceite, punto muy importante para que los churros nunca se nos repitan. Lástima que no pueda comerlos, por lo del gluten, antes me zampaba unos pocos, vergüenza me da decir cuantos.
    El domingo da gusto levantarse por la mañana y oler a masa frita, buñuelos, churros tejeringos, chocolate caliente, café del bueno (un cortao, un manchao, una nube.. que difícil acertar con el café de Despeñaperros para arriba), que ricos, me encanta el desayuno porque me crié entre desayunos, aquí nos levantaban temprano hasta los fines de semana y eso que nos gustaba dormir.
     En verano, tocaban chorizos o cebolletas con huevos fritos antes de ir a la playa, para cargar pilas diría yo, para el día movidito que se avecinaba y siempre acompañados del olor a tortilla de patata y filetes empañados imprenándonos la nariz mientras desayunábamos con las legañas todavía pegadas, ¿Qué decir? es que es la mejor comida del día, les tengo especial cariño.


Para 12 churros
20-30 minutos + reposo de 30 minutos
Dificultad media

CHURROS TEJERINGOS SIN GLUTEN

Ingredientes

1 vaso de harina Beiker sin gluten (lo suyo es la de Schar Mix B) pero era domingo y no tenía
1 vaso de agua caliente
5 gr de sal
15 gr de levadura de panadero (en este caso Levital sin gluten)
Aceite de oliva virgen suave para freir

Elaboración

   
 
    Calentamos el agua y ponemos en un bol amplio.
    Disolvemos la levadura en el agua y le ponemos la sal.


    Ponemos la harina sin gluten de un golpe en el agua, cuidado podéis poner la cocina blanca, no es como la harina con gluten. Siempre se hace con harina de fuerza. por eso os recomiendo la Mix B de Shär, es una harina más consistente y con más cuerpo lo que hace que el churro sea de mucha mejor calidad.


   Removemos muy bien la mezcla quitando todos los grumos y dejamos reposar con un trapo limpio durante 30 minutos.


   Una vez reposado y duplicado su volumen, ponemos en una manga pastelera, aquí se pone en un instrumento, que no sé como se llama, pero que es parecido a las mangas pasteleras que se venden últimamente y que funcionan como las jeringas, pero en plan gigante.


   Ponemos a calentar aceite de oliva virgen suave y freímos, el aceite debe de estar muy caliente, Los tejeringos se vuelven con dos varillas, como las de las brochetas pero más largas, siendo estas de metal, y una vez fritos se meten en una varilla de junco aplastada, así mezclamos olores, olor a junco con masa frita, espectacular, las técnicas culinarias de nuestros abuelos...