viernes, 27 de marzo de 2015

TORRIJA CON VINO DULCE DE MÁLAGA SIN GLUTEN

    Hace ya unos años me dí un auténtico "lujazo" con las torrijas, no es por presumir, pero en el cole de mi hijo, se pegaron a las torrijas y son dejaron ni las migas, algunos profes se repartían los trocitos de torrijas para conseguir probarlas, mientras yo miraba alucinada y pensando porqué no había hecho más. No entendía porque les habían gustado tanto, aunque cuando pude probar algunas de las que otras mamás habían llevado, deliciosas todas, observé porque les gustaba tanto aquellas: vino dulce de pasas malagueño, era la única diferencia.
   Cuando llegué a casa, evidentemente hice más, estuve enferma durante unos días, pues claro, llevaban gluten,  y por aquel entonces no sabía el motivo de porque me habían sentado tan mal, no es que comiera muchas, pero fue horrible...
      Este año he averiguado que a los españoles, desde pequeños, nos encantan las torrijas, llevo para 4 semanas haciendo torrijas dos días en semana, todas desaparecen, aún no he probado ninguna, todas llevan gluten, pero con una pinta deliciosa y todos se vuelven locos con ellas, todos quieren comer torrijas y es que, indudablemente, nos encantan los postres fritos.
      Y como no solo de torrijas vive el hombre os dejo otros enlaces dulces de Semana Santa.

Leche frita sin gluten
Leche frita al chocolate
Pastelillos de arroz



TORRRIJAS SIN GLUTEN

Ingredientes:

- 1 barra de pan sin gluten (este pan es un poquito más apelmazado, con lo cual será más fácil para que absorba la leche)
- Leche
- Canela en rama
- Cáscara de limón
- 1 copa de vino dulce de Málaga
- Azúcar
- Huevos
- Miel
- Aceite de oliva extra

Elaboración:

1. Una vez  que tengamos el pan listo lo dejamos, al menos, un día para que endurezca.
2. Hervimos la leche con unos canutillos de canela, un par de trozos de cáscara de limón sin la parte blanca (amarga) y 2 cucharadas de azúcar, consiguiendo una especie de leche merengada. Añadimos un chorreón generoso de Vino de Málaga y dejamos evaporar un poco el alcohol, este vino es muy dulce y da muy buen sabor.


3. Cortamos rebanadas de pan de unos 3x3 centímetros proximadamente.


4. Cuando la leche hierva la retiramos y dejamos templar en un recipiente que después nos permita mojar el pan. Ponemos el pan en la leche, remojamos bien.
5. Calentamos el aceite en una parisien (sartén honda)
6. Batimos unos huevos y envolvemos cada trozo de pan. Cuando el aceite esté caliente freímos cada trozo de pan, por ambos lados, no freír muchos de una sola vez. Se hacen bastante rápido.


7. Sacamos y ponemos sobre papel absorbente. Cuando tengamos todas las torrijas listas, ponemos en una fuente y ponemos miel por encima, dejamos reposar una horita y listo.

NOTA:
Si fríes en aceite de girasol absorberán menos aceite y serán más crujientes, después con la miel rebandecerán y la textura será perfecta.