jueves, 15 de enero de 2015

CREMA DE CALABAZA SIN GLUTEN

    En invierno los campos malagueños se llenan de naranjas, mandarinas, calabazas... Somos el Valle del Guadalhorce, todo es más naranja...
  Apetece algo calentito para aliviar los fríos y los refriados, la crema de calabaza suele gustar a todos por aquí, tiene un saborcillo así como dulce y si la decoras con algo saladín pues el plato queda bastante rico. 
   No os conté que estuve en el Festival Celiaco del 22 de diciembre y allí pude darme unas cuantas vueltas para detectar lo que va saliendo nuevo, no tiro mucho de elaborados, la verdad, pero me gusta estar al día. El Festival estaba a reventar, en algunos momentos había colas interesantes y no se podía degustar casi nada porque la gente se apilaba sobre las mesas y no podíamos llegar. 
   Me encantó el trato de los empleados de Schär, Mateo Masterchef fue muy simpático aunque se le lió un poco la pasta y me gustó que hubiera tanta actividad para los chicos, no sé los castillos inflables que podía haber allí, y las colas que se montaban para entrar en ellos. 
    Bueno solo me queda felicitar a la organización, todo salió muy bien y estuvo muy interesante conocer tantas empresas que se dedican al ámbito, eso quiere decir que estamos presentes cada día más y es lo más importante.


Comensales: 4 personas
Dificultad: Fácil
Elaboración: 45-50 minutos

CREMA DE CALABAZA SIN GLUTEN 

Ingredientes:

- 400 gr de calabaza limpia y troceada
- 1 zanahoria grande
- 1 patata mediana
- 1 cebolleta
- Jamón serrano en taquitos o lonchitas pequeñas
- Un puñado de champiñones
- Hierbabuena picada
- Caldo de ave (suficiente para cubrir la verdura)
- Sal
- Pimienta negra recién molida
- Aceite de oliva virgen

Elaboración:

1. Pelamos la calabaza, la zanahoria, la cebolla y la patata, troceamos y lavamos bien. Ponemos a hervir con caldo de ave, hasta que cubra la verdura. Salpimentamos. Dejamos hervir hasta que la verdura esté aldente. Al final añadimos un par de cucharadas de aceite de oliva.


2. Lavamos los champiñones y los cortamos en brunoise (dados uniformes y muy pequeños), salpimentamos y salteamos con un poco de aceite de oliva. Añadimos al salteado el jamón serrano en trocitos.
3. Picamos la hierbabuena y reservamos.
4. Retiramos un poco de líquido de la cocción y trituramos la verdura con el resto del caldo con ayuda de una batidora. Esto nos permite obtener el espesor como más nos guste.

Emplatado: en un cuenco o plato de sopa servimos la sopa y decoramos con los champiñones, el jamón y la hierbabuena.