jueves, 6 de noviembre de 2014

ALBÓNDIGAS EN SALSA DE ALMENDRAS SIN GLUTEN

6º DÍA: HOY LLEGAMOS SIN SABER

    Cuando hemos llegado a clase el horno ya estaba encendido, me había levantado feliz y contenta de entrar a la cocina, pero mientra más contenta estaba peor me salían las cosas, nuestro precioso brownie de chocolate con gluten se estrelló contra el suelo, literalmente, salió volando y fue a estrellarse allí, sé que estaba riquísimo, solo había que olerlo, se juntó también con otra tanda de galletas para desayunar, estoy un poco jorobada con las galletas del desayuno, quiero pan, pan y pan para desayunar... pero no me queda tiempo ni para ir a por harina sin gluten y no me apetece la que tengo a mano. Al quemar la crema catalana se nos quemó parte del envase y para colmo el sabayón se nos puso de un color marrón indefinible poco apetecible supongo que por haber usado un licor dorado, la cosa es que estaba de lo más bueno, pero, como que no entraba por la vista.
   El profe me dijo que no pasaba nada, que allí estábamos para aprender, pero me sentía abochornada y desanimada no solo se trataba de mí, eran los demás del grupo, el segundo brownie no fue mejor, terminó casi en el mismo sitio que el primero, esta vez no llegó al suelo ¿sabéis cuanto tiempo hace que no hago un brownie con gluten? mucho, mucho tiempo y aunque me digan que es igual sin gluten... simplemente no lo es, por las cantidades por como se trabaja, por como queda, por nada y no me quejo de mi brownie sin gluten  porque no tiene nada que envidiar a ningún glutoniano, ya le he cogido el truco y toca una semana sí y otra casi también y está delicioso, pero en casa sí tengo mi molde, mis formas y, en definitiva, mis mañas. Bueno, el día no ha ido muy allá, espero más alegrías para la próxima clase. Quizás anoche me acosté tarde haciendo carne de membrillo, la receta la de mi madre, por supuesto, quizás necesitaba dormir más...
    Estas si han salido bien, albóndigas de mi tierra, que son las albóndigas con salsa de almendras, las váis a encontrar en casi todos los bares y restaurantes de la zona y están soberbias, y diréis que "pesadita" está con las almendras esta semana, pero es que soy de aprovechar recursos y éstas están de escándalo. La salsa podéis hacerla más líquida o más sólida, como os apetezca, cuestión de gustos, yo ahora la hago un poco más espesa porque lo de mojar pan no me va mucho, así que todo junto, aunque es cierto, que se suelen hacer con la salsa más líquida.


Para 4 personas
1 hora
Dificultad Media

ALBÓNDIGAS DE MI TIERRA SIN GLUTEN

Ingredientes

- 500 gr de carne picada vacuno y cerdo
- 2 dientes de ajo
- 1 cucharada de harina sin gluten
- 2 huevos M
- Sal
- Pimienta negra molida
- 1 ramita de perejil fresco muy picado
- Aceite de oliva virgen suave
- Harina sin gluten para rebozar

Salsa:

- Un puñado de almendras crudas
- 3 dientes de ajo
- 1 rebanada de pan sin gluten
- 1/2 vaso de vino blanco
- Un poco de colorante alimentario
- Agua

Elaboración

    Hacemos las albóndigas mezclando muy bien: la carne picada, los dientes de ajo muy picados, el perejil también picado, la sal y la pimienta, los huevos batidos o no y la cucharada de harina sin gluten. Dejamos reposar en la nevera cubierta con un film transparente, durante unas horas.



     Hacemos bolitas uniformes con la masa una vez reposadas y rebozamos en harina sin gluten. Ponemos aceite en una sarten honda o parisien al fuego y cuando esté caliente, freímos las albóndigas. cuando se vayan dorando las pondremos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite de la fritura.
      

     Para hacer la salsa de almendras, disponemos los ingredientes, pelando y picando el ajo en láminas, quitando la piel a las almendras, y troceando una rebanada de pan sin gluten, así como llenando 1/2 vaso de vino.




         En una sartén ponemos aceite de oliva virgen y freímos los ajos, las almendras y el pan, añadiendo en ese orden. Cuando esté doraditos sacamos los ingredientes sólidos, dejándolos enfriar, una vez fríos los ponemos con el vino y un vaso de agua en el vaso de la batidora y trituramos muy bien, salpimentamos.



   Disponemos las albóndigas en una cacerola y le ponemos la mezcla anterior. Añadimos un poco de colorante alimentario para proporcionar aroma y color. Podríamos hacerlos con azafrán pero en Málaga no las he probado nunca con él.


    Tenemos que tener cuidado pues al llevar pan y almendras la salsa se espesará, si necesita más líquido o queremos la salsa más líquida que es la típica malagueña (así como para mojar pan) añadimos agua rectificando de sabor, ya solo queda cocinar a fuego suave, moviendo continuamente para que no se peguen la salsa y se vaya evaporando el alcohol de nuestras albóndigas en salsa de almendras, plato muy malagueño...