lunes, 27 de octubre de 2014

ASADO DE COSTILLAS CON MOSTAZA PICANTE Y MIEL... SIN GLUTEN

2º DÍA: PROTAGONISTAS DEL DÍA, LAS MASAS CON GLUTEN

     El repertorio se extiende: más horno, más masa, más gluten, aún así lo importante después del esfuerzo  y el cansancio, es que soy feliz con la decisión que he tomado, hacía mucho tiempo que no notaba esta sensación, de ello hace ahora 5 cinco años, imaginaos tomar las riendas de vuestras vidas, pues es esa la sensación que tengo ahora mismo.
    Clase del día: Empanada con masa de pan y Quiches con masa quebrada, además aprendí a cortar una cebolla de verdad y no como siempre las he cortado, !chachi!, esto promete, de momento, haciéndome amiga del cuchillo cebollero de 22 cm, aunque a este no quiero cogerle mucho cariño porque me tengo que buscar uno propio, se admiten consejos.
     Oficialmente sé hacer maravillosas masas con gluten, pero con las que me peleo en casa son con las SIN.
    Me siento como una niña con un juguete nuevo y es que es apasionante estar en una cocina trabajando y sintiendo que es el lugar donde quieres estar, por lo menos, en ese momento exacto, aunque, de momento, me sienta un poco ridícula con el uniforme de cocinera y con el gorro francés y es que os aseguro que jamás me sentaron bien los gorros, hay caras que lo permiten todo, pero la mía no es una de ellas.
    Y claro, no satisfecha con que a mi grupo nos tocara limpiar una cocina de unos 100 metros cuadrados, llegué a casa y me volvía a meter en la cocina, cosa de locos, gracias que no nos tocó hoy dar servicio de cocina, sino aún no hubiera salido de allí.
     Segundo día y yo con hambre, al menos para el almuerzo me pude comer el pan sin gluten que hice gracias a Nuria y sus amigas. Siempre el jamón serrano, el tomate y el aceite  dan cierta vidilla.
    La cocina olía a cebolla caramelizada, morcilla, bechamel, frutas, quesos gratinándose... qué maravilla. Elegimos empanada con bechamel de cebolla, morcilla y pera conferencia, según mis compañeros muy rica, yo me limito a olerlas. Así que era necesario entrar en la cocina y hacer algo que me llenara la barriga para la cena, yo como siempre... ains, ya podía haber dejado hecha la cena, pero os prometo que no me quedan horas al día para tanta actividad, ya sabéis las que hacéis de super mamás todos los días.
      Eso sí, ya había dejado macerando la noche antes el costillar con zumo de limón y ajo, le suele quitar algo de jugo porque se cuece en el limón, pero después se deja menos tiempo el costillar en el horno.


Para 2 personas 
10 minutos+ 30-35 minutos horneado
Dificultad Fácil

ASADO DE COSTILLAS CON MOSTAZA PICANTE Y MIEL SIN GLUTEN

Ingredientes:

- 600 gr de costillar
- 2 manzanas verdes
- 2 mazorcas de maiz
- 2 cucharadas de mostaza de Dijon
- 3 cucharadas de miel
- Sal
- Pimienta negra recién molida
- 1/2 vaso de vino blanco
- Un chorreón de aceite de oliva virgen
- 3 dientes de ajo
- El zumo de un limón

Elaboración:

     Ponemos a macerar la noche anterior la costilla con el zumo de limón y los dientes de ajo en láminas, yo tuve suficiente con 1 diente de ajo, ¿no os parece que los ajos ahora son más grandes o es que yo me lo imagino?. Este paso es opcional, si no queréis no tenéis porque hacerlo.
       Preparamos una bandeja para horno, ahora no dispongo de mis Pirex pero es lo mejor.
       Precalentamos el horno a 200ºC.
       Limpiamos la carne y cortamos en 4 trozos similares, salpimentamos por ambos lados y ponemos en la bandeja del horno. Incluimos las manzanas verdes troceadas, que no sean trozos muy pequeños y las mazorcas de maíz, enteras.


    Añadimos el vino, el aceite. Preparamos una mezcla con mostaza de Dijon (la que he usado era bastante picante) y la miel hasta conseguir una masa homogénea. Pincelamos la costilla, el maíz y la manzana con la mezcla.   


    A los 20 minutos aproximadamente de tener la carne en el horno ponemos a gratinar, doramos, extraemos la bandeja y damos la vuelta, untamos con la mostaza-miel anterior y gratinamos. Una vez gratinado por ambos lados podemos sacar del horno para que no se quede la carne demasiado seca.

 
     A esto le llamo yo, una cena ligerita... 

jueves, 23 de octubre de 2014

REGAÑAS MALAGUEÑAS CON MATALAHÚVA SIN GLUTEN

1ER DÍA DE COCINA : MIRAR, TOCAR, OLER  Y  NO PROBAR

    Ayer leyendo un artículo sobre celiacos, señalaban que cada vez existen más productos sin gluten, los amigos me dicen que bueno, con el Mercadona tengo que apañármelas bien, pues casi todo es sin gluten, algunos celiacos me comentan que se puede comer igual o mejor sin gluten (hombre más sano, seguro) y otros me dicen que todas las masas son iguales, pero cuando voy clases de ReposterÍa y me paso la mañana haciendo pan, pan con gluten y lo veo subir con esa alegría y la masa se pone tan blandita y es tan elástica y queda tan lisita y tan manejable..., qué decir: es precioso, se mete en el horno y toma un dorado precioso y tú te lo llevas a casa y piensas, "yo no lo puedo probar", !cuánto lo echo de menos!, tan esponjoso, con ese olor que nunca tiene el pan sin gluten, reservando el calor de otra forma, comportándose de la forma que yo conocía y no como una masa extraña que no sabes si ese día subirá o no, si ese día te quedará esponjoso o servirá solo para pan rallado (y eso con mucha suerte). Esto es "pa revén" (o sea, en jerga malagueña y como diría mi amiga Mary, para reventar)
   Os aseguro que el sentimiento no es de queja, es de añoranza, porque sabes que si lo pruebas, si tomaras una minúscula parte de ese pan crujiente y esponjoso, lo pagas caro unos días y después necesitarías una semana para reponerte, así, que es lo que hay: one year gluten free. Mis preciosos bollitos de Heidy para los demás y yo con mi pan descolorido y poco apetecible.
   Día alterno, entre la decepción del sin gluten y la alegría de conseguir panes mucho mejores sin necesidad de él.
   Primer día de cocina de lo más completo: bollitos de pan con gluten, pizza con gluten, ambos con una pinta... después llegados a casa y con el horno limpio de todo lo que me pueda llevar a poner enferma, más bollitos de pan Sin Gluten, regañas Sin Gluten, grandes, pequeñas, pinchadas, sin pinchar, con sésamo, sin él, con comino, solos, picos sin Gluten y otra pizza, esta sin gluten. Necesito repertorio, pues en clase se comerá con gluten y lo tengo un poco difícil, al menos con el pan. Estoy rallada... al menos las regañas, que entretienen mucho, han salido perfectas. Creo que escribiendo el post de hoy me he comido la mitad de ellas, con lo cual más trabajo para hacer.
   Ahora,, decir que la idea de hacer las regañas con Matalahúva, me la dió mi madre con sus rosquillos fritos ¿por qué no Matalahúva? Especia tan usada en los dulces tradicionales malagueños y aunque sea dulzona una regaña con un toque dulce y su sal no tiene que funcionar mal y no lo han hecho...
  Y con respecto al pan hice la receta de Pan para principiantes Sin Gluten de Nuria (aunque, con todos mis respetos, no es para principiantes, a no ser que tengas una amasadora, fue todito a mano), lo bueno: mañana me aseguro un bocadillo de jamón serrano y tomate, el pan muy bueno, no seguí al pie de la letra las instrucciones, pero es muy distinto, mucho mejor y sin ingredientes que no puedo encontrar o que me sientan mal. Mi enhorabuena para Nuria y sus compis. Gracias de corazón, pan esponjoso que va a durar esponjoso, para mí hoy ha sido regalo de dioses después de ver tanto pan salir del horno.
 

200 gr de regañas aproximadamente
30 minutos +Reposo
Dificultad Media

REGAÑAS CON SÉSAMO Y ORÉGANO SIN GLUTEN

Ingredientes:

- 200 gr de harina de Schar Mix B
- 110 ml de agua templada
- 4 cucharadas de aceite de oliva virgen
- 3 gr de levadura fresca Levital
- Una pizca de azúcar
- 3 gr de sal (cuchara medidora)
- 5 gr de sésamo (cuchara medidora)
- 10 gr de Matalahúva (cuchara medidora)

Elaboración:

   En primer lugar vamos a disolver la levadura en el agua templada y con una pizca de azúcar.
   Pesaremos y mediremos los ingredientes.
  En las 4 cucharadas de aceite caliente ponemos los granos de matalahúva, no podemos dejarlos mucho tiempo o se queman, pasa un poco como el sésamo, así que cuando desprenda ese olor dulce retiramos el aceite del fuego, que no se quemen los granitos, yo los aparto del aceite aún caliente y después los agregué otra vez cuando estuvieron a temperatura ambiente. Dejamos enfriar.
 

   Tostamos levemente el sésamo. Frio, mezclamos con la harina. Cuando esté mezclada iremos añadiendo la levadura disuelta en agua, amasamos, seguramente en este punto los ingredientes no estén aún integrados.
    Una vez mezclada la levadura con la harina, ponemos la sal.
  Agregamos el aceite reservado y amasamos durante unos 10 minutos, si vemos que necesita más líquido agregaremos más aceite, amasando muy bien. Dejamos reposar cubierta con un trapo limpio, una hora está bien. No nos pasemos de 8-10 minutos de amasado porque esta masa siempre parece seca y siempre pide más líquido.
    Una vez reposada la masa, estiramos con un rodillo y hacemos una plancha, nos ayudamos de un poco de harina pero no es necesario porque el aceite ayudará a despegar la masa de la mesada.

 
   Cortamos según nos guste, más grandes, más pequeñas, piezas más o menos homogéneas y ponemos sobre papel sulfurizado para hornearlas y las pinchamos con un tenedor. Yo en esta ocasión las he hecho grandes para pintxos, median más o menos 8x3.5cm, aunque al final no tuvieron ese fin...



    Dejamos reposar la masa en un lugar templado, por ejemplo en el horno con un recipiente con agua caliente, no es necesario que leve demasiado pero dejamos reposar unas horas, tendrán mejor sabor. Yo las pincelé con aceite de oliva virgen encima y les puse un poquito de sal.
    Sacamos la bandeja del horno con las regañas.
  Encendemos el horno a 200ºC durante unos 10 minutos, bajamos la temperatura a 170ºC y horneamos durante unos 20 minutos o hasta que esté bien doradas, si se quedan sin hacer después en un día y mal conservadas serán un chicle duro, así que bien doraditas.
 
 
    Al final, se me alegró el día, después de tanto bipolarismo y ahora estoy aquí "liada" con ellas, en jerga malagueña, que me las estoy comiendo, vamos.

lunes, 20 de octubre de 2014

VOLCÁN DE CHOCOLATE CON ALMÍBAR DE PERA CONFERENCIA SIN GLUTEN

    Por que lo prometido es deuda y es mi mejor postre, o al menos, con uno con los que tengo más éxito y que sale mejor con harinas sin gluten que con gluten: hoy toca Volcán de Chocolate.
   En post anteriores he hablado del Coulant de Chocolate, de las Magdalenas de Chocolate, y el Brownie de Chocolate, tenemos que probar el cupcake de chocolate con más esmero y ya solo faltaba éste el Volcán de Chocolate, o yo le llamo así desde que empecé a hacerlo, ya hace muchos años, desde luego el más esponjoso, el más delicado, el más ligero y el que da igual con que acompañes que es para repetir.
     A ver, no es la versión rápida del Coulant de Chocolate de Michel Bras, porque para eso está el Coulant, no consiste en que la parte de dentro quede líquida, pues no se cocinaría la harina ni el huevo, más bien que quede cremosa, que se cocine un poco.
    Disculpas por no poder mostraros el corte pero se los comieron antes, pero sí quedó suave por fuera y cremoso por dentro, aunque no líquido como ya os comento, pero no sé muy bien como llamarlo y siempre lo llamé así.
     En esta ocasión yo usé harina de Schär Mix B y salieron geniales, otras veces uso Maicena y salen también muy ricos. Es poca cantidad la que vamos a usar de harina, pero influye.
    Hay que tener en cuenta, y esto es importante, que al no ser una masa totalmente cocida, esto es que se quedará un "pelín" cruda por dentro, se deshinflarán después de salir del horno, así que llenamos un poco más los vasitos donde las vamos a hornear o se convertirán en tortas blanditas de chocolate y no es la idea, pues como os comento, son muy ligeros y nos sabrían a poco.
    



Para 8-10 unidades
Preparación 15 + 20-25 minutos de horneado
Dificultad Media

VOLCÁN DE CHOCOLATE CON ALMÍBAR DE PERAS SIN GLUTEN

Ingredientes

- 4 huevos
- 125 gr de margarina sin sal
- 125 gr de chocolate de 85% de cacao sin gluten, que no lleve mucha azúcar, aunque parezca demasiado, no lo es
- 150 gr de azúcar glas
- 25 gramos de harina Schär Mix B sin gluten

Almíbar:
- Azúcar
- 1 pera conferencia grande
- Agua

Elaboración

    Precalentamos el horno a 190º C y mientras vamos engrasado los moldes donde los vamos a hornear, yo he usado de aluminio, pero vuelvo a recordarme a mí misma, que tengo que comprar unos moldes preciosos para estos postres y que no sean de usar y tirar.
   Ponemos el chocolate y la margarina al baño María. Mezclamos muy bien para obtener una masa homogénea, lisa y brillante.
   En la batidora de varillas mezclamos 2 huevos, 2 yemas y el azúcar hasta duplicar su volumen. Reservamos.


   Montamos las claras aparte hasta tenerlas a punto de nieve, o sea, que no se caigan del bol si le damos la vuelta, ni una gotita, tampoco os paséis o se desmontan...


   Con una lengua de silicona o una cuchara, vamos mezclando las yemas y las claras muy despacio y con movimientos envolventes, una vez unidas, tamizamos la harina y la incorporamos, también poco a poco.
    Cuando el chocolate esté templado lo vamos agregando a la mezcla con mucho cuidado, lo incorporamos en 3 o 4 veces para evitar que se baje la masa y mezclando muy despacio.


   Ponemos la masa mezclada en los vasitos engrasados con margarina. os recuerdo que hay que llenarlas bastante pero no demasiado para que "no se salgan del tiesto", yo suelo dejar un dedo pequeño de margen para dejar espacio a que suban. Espero que se perciba bien en la foto.


    Horneamos a 190ºC durante unos 20 minutos. A ver, no sé deciros, pero en mi casa en un horno Balay normal, de unos 8 años de utilización, tarda exactamente 22 minutos, a veces con 21 están perfectos, en el que uso ahora en 15 minutos están pasados de "rosca". Deben subir y explotar un poco por arriba y se deben quedar un poco crudos por dentro.



    En esta ocasión los he acompañado de un almíbar hecho con pera conferencia, que a propósito ha salido riquísimo. He echo un almíbar con azúcar y agua y he añadido una pera conferencia troceada una vez obtenido el almíbar.



    He cocido durante 15 minutos aproximadamente y retirando el exceso de líquido he triturado la fruta con la batidora. Tened en cuenta que la pera se oxidará, es importante hacerlo en último lugar, no es que se oxide inmediatamente pero queda más bonita la crema blanca de la pera contrastando con el marrón-negro intenso del chocolate.
   Servimos templados tanto el almíbar de peras como el Volcán.
   Está delicioso acompañado con helado de vainilla o nata y el Volcán templadito o sobre una cama de natillas y decorado con unas frambuesas, que es como lo hice la última vez.

Consejos:

- Al realizar esta receta con harina de trigo, es conveniente que sea la harina habitual o de repostería, que no sea de fuerza, aunque la harina de Schär es más pesada y sube muy bien, se trata de que el Volcán quede muy ligero.
- También la podemos hacer con Maicena,
- Si usamos Chocolate Nestlé postres nos quedará más cremoso pero menos ligero. También muy rico, yo uso un poco menos de azúcar si lo hago con este chocolate, sobre 125 gr.
- Apta para intolerantes a la lactosa usando, por ejemplo, Flora Oliva y chocolate sin lactosa con el máximo de cacao, yo he usado el de Sabor Intenso 85% de cacao de Hacendado pero este sí puede contener lactosa.

lunes, 13 de octubre de 2014

TARTA DE TRUFA SIN GLUTEN Y SIN LACTOSA

   Hoy celebración de cumpleaños, estoy muy feliz, un gran día para la familia, mi niño se hace mayor y cumple 5 años, para ello, 2 pasteles, uno del chef Enrique González de Cordón Bleu sin gluten y sin lactosa, pero como no sé si puedo publicarlo, no lo hago, y me quedo más tranquila, que él os lo muestre vía Twitter: @chefenrique .Señalar que nos propone retos de vez en cuando que son una preciosidad, hasta el 26 de octubre tenéis para hacer la Tarta Sacher con su receta, vais a alucinar, yo ya la probé y no hay palabras...
   Por otro lado, la tarta sin lactosa y sin gluten de hoy, una tarta de Trufa, no ha salido como la del chef Enrique desde luego, pero también está muy rica. 
   Todavía no le cojo el truco al nuevo horno, pero para asar carne tiene que ser tremendo, porque tiene una potencia extraordinaria. Con 20 minutos hago un bizcocho, el problema, que no suben como deberían, y eso me tiene totalmente confusa, a ver si lo arreglo en las próximas semanas experimentando un poco.
   Deciros que es el bizcocho de toda la vida, el de siempre, o sea que la receta estará pululando por todas partes seguramente, porque es el bizcocho de todas las madres españolas. 4-2-2-1. Hoy nada d experimentos, hoy vamos a lo tradicional, al menos tradicional en mi casa, que voy muy lanzada...
    Lo natural sería hornear a 170ºC, en mi caso 150 y lo tenía listo en 25 minutos, Horror!!!) .



12-14 personas aproximadamente
45 minutos (depende del horno)
Dificultad media

TARTA DE TRUFA SIN GLUTEN Y SIN LACTOSA

Ingredientes:

Bizcocho (x2):

4 huevos
200 gr de azúcar
100 gr de Maicena
200 gr de margarina vegetal a punto de pomada (yo usé Flora Oliva) podéis sustituir por aceite de girasol
1 cucharadita de levadura Hacendado
2 cucharadas de Cacao 100% de Valor (solo cacao, sin azúcares añadidos)
Margarina Flora Oliva para engrasar el molde

Trufa:

200 ml de nata Kaiku sin lactosa
2 cucharadas de azúcar
1 cucharada de cacao en polvo

Almíbar:

3 cucharadas de azúcar 
Agua

Usé un molde de 26 cm de diámetro

Elaboración:

    Empezamos separando las claras de las yemas. Montamos las yemas con la mitad de azúcar. Agregamos la margarina vegetal a punto de pomada. 
      Por otra parte, montamos muy bien las claras, podéis hacerlo añadiendo unas gotas de zumo de limón y siempre en un envase limpio, seco y frío, Subirán rápidamente.
       Agregamos las claras a la mezcla anterior y mezclamos con suavidad.
     Unimos la Maicena, la levadura y el cacao, mezclamos con una lengua de silicona y después tamizamos. Vamos añadiendo en 3 o 4 veces la harina a la mezcla de huevos con movimientos envolventes para que no se baje la masa, para ello, recordar que tanto las yemas como las claras deben estar, unas bien espumosas y las otras muy firmes y añadir los ingredientes más pesados poco a poco.
    Engrasamos el molde con margarina y después yo le he puesto papel de horno para desmoldar mejor y más fácilmente, (truco del Chef Enrique González). Vertemos la masa.
      Metemos al horno precalentado a 170ºC unos 30 minutos. 
      Desmoldamos aún caliente y dejamos enfriar.
      Hacemos otro bizcocho exactamente igual, siguiendo los mismos pasos. Podéis hacerlos juntos si os cabe en el horno. En mi caso no cabían ni tenía dos moldes iguales y me gusta ponerlos a la misma altura de horno para que se hagan por igual, aunque sea imposible.
    Hacemos mientras tanto el almíbar con azúcar y agua a fuego medio hasta que el azúcar tome punto denso. Cubrimos el pastel frío con el almíbar a temperatura ambiente o templado.
      Para la trufa, en un bol ponemos la nata sin lactosa, comenzamos a montar, cuando esté a la mitad añadimos el cacao, batimos un poco con las varillas y vamos añadiendo el azúcar poco a poco, podéis poner el azúcar que queráis, más o menos, yo me he plantado en dos cucharadas.

Montamos:

   1) Primer bizcocho
   2) Almíbar
   3) Segundo bizcocho
   4) Almíbar
   5) Trufa
   6) Decoración (la que prefiráis, yo he puesto chocolate con leche rallado sin Lactosa de Valor, ya que me ha sido difícil encontrar decoraciones sin lactosa)

    Espero que empiece muy bien la semana para tod@s....

viernes, 10 de octubre de 2014

TARTA DE GALLETAS Y CAFÉ SIN GLUTEN Y SIN LACTOSA

   ¿Verdad que habéis probado la tarta de galletas? Lo sé, un clásico de los cumpleaños para los que ya tenemos cierta edad, y no es que crea que soy mayor, pero si recuerdo algunos cumpleaños de la década de los ochenta con esta típica tarta.
   Cuando probaba una tarta de galletas no la reconocía como tal, mi madre la hace de otra forma, nada de machacar galletas con mantequilla, eso, ya de por sí, la hacía una tarta especial, incluso hoy en día cuando la hago todos se quedan maravillados por la textura y el sabor. Y os aseguro, es muy socorrida y fácil, aunque está mucho más buena al día siguiente. Y no es la típica natilla con galletas.
   Por supuesto, nada que ver con los sabores originales, con la galleta María Hojaldrada, con Cola Cao y flan del Niño, ahora sin gluten y sin lactosa. Y como hoy mi día fue de cafés, he decidido cambiar el cacao por café y la María Hojaldrada por María sin gluten y sin lactosa de Hacendado, no me queda otra, jejeje. Ains... cuanto echaba de menos una buenas galletas... Igual no queda, desde luego, pero está muy rica.
   Encantada me he quedado con estas galletas, aunque os aseguro que no tienen nada que ver con una galleta María, están riquísimas, las conocía de antes, curioseando por internet  y las había apuntado en la lista de la compra, pero nunca las había encontrado, parecía que no las tenían en el Mercadona de mi barrio, pero allí rebuscando las encontré a las 21:21 de la noche y con el carro lleno. El vigilante se quedó mirándome anonadado, no sé si por las horas que corrían o porque imagino que mi cara de ilusión sería un cuadro, cosa así como si hubiera descubierto América. 
   Así que ya tenemos mi postre favorito, el más rico del mundo con unas galletas distintas, sí, pero las mejores galletas que he comido sin gluten hasta ahora, en casa todos las han devorado, mañana me las apunto otra vez.
   Vamos con una tarta de galletas que hoy no llueve, diluvia y es el mejor día para llegar a casa y hacer planazos, por ejemplo, una tarta de galletas...



Para 6- 8 raciones
30 minutos para hacer la tarta y 2 horas mínimo de reposo
Fácil

TARTA DE GALLETAS Y CAFÉ SIN GLUTEN Y SIN LACTOSA

Ingredientes

- 1 paquete de galletas Hacendado sin gluten y sin lactosa
- 1 sobre de preparado para flan marca Hacendado sin gluten (sin gluten y sin lactosa, según información ofrecida por Mercadona, aún así miradlo bien!!, aunque al parecer Mercadona aplica la normativa europea y pone a todos los productos los alérgenos y trazas que contienen o contaminación cruzada que puedan contener. Bien!!!) Pincha aquí.
- 1/2 litro de leche sin lactosa
- 1 vaso de leche sin lactosa para mojar las galletas
- 1 o 2 sobres de Nescafé (según la intensidad que os guste)
- 4 cucharadas de azúcar
- 1 chupito Ron dulce

Elaboración

     Primero, todos los ingredientes, ¿veis? Muy poquitos.


     Hacemos el sobre de flan en medio litro de leche según instrucciones, reservando un poco de leche sin lactosa fría para disolver el flan y el azúcar, mezclamos bien, quitando los grumos. Ponemos a calentar el resto de la leche y cuando tome temperatura añadimos el sobre de café, si lo queréis más fuerte, se añade otro sobre de café. Yo lo puse descafeinado, Añadimos el flan a la leche cuando comience a hervir  y retiramos del fuego cuando comience a hervir otra vez.


    En un plato o cuenco ponemos leche sin lactosa templada y el chupito de ron, mezclamos. Vamos mojando las galletas, no queremos que se haga una pasta, queremos que sigan firmes pero que absorban el sabor del ron y la leche. 



    Ponemos una capa de galletas y cubrimos con el flan, así alternativamente hasta que terminemos con el flan. Las galletas no se aplastan, capa y flan, capa y flan. Dejamos enfriar y metemos en la nevera unas horas, mínimo 2, (al día siguiente está mucho más rica).
   El flan debe quedar firme, nunca hacemos esta tarta con natillas o se desmontaría por completo, usamos flan, más firme y con más posibilidades de tarta. Ala, ya tenemos postre para el Viernes.
    

   La de Chocolate con ron está exquisita y os la recomiendo, sustituyendo el café por unas 4 cucharadas de cacao (SIN GLUTEN Y SIN LACTOSA, por ejemplo Valor, yo no lo uso porque lleva Soja y, además, tendréis que agregar un poco más de azúcar porque resulta amargo), el procedimiento es el mismo.

miércoles, 8 de octubre de 2014

ALBONGIGAS SIN GLUTEN CON CEBOLLA POCHADA Y ROQUEFORD AL PEDRO XIMÉNEZ

   Tenía la esperanza de que estas albóndigas salieran ricas, pero no..., han quedado geniales. Ricas, ricas, como diría Arguiñano. Una textura extraordinaria para un platillo de lo más básico, ¿Os atrevéis? Son falicitas de hacer y con una buena salsa os quedarán tremendas. No os recomiendo el tomate para éstas, pero sí una salsita de reducción de Pedro Ximénez que os pongo en la receta, Han quedado con un sabor inigualable.
    Ayer, Pedro Subijana dando ideas para hacer unas deliciosas croquetas de mejillones y yo liada con las albóndigas. Vamos que en la alta cocina y a los cocinillas de "a pie" nos va lo de amasar, jejeje.
   Os aseguro que no son las albóndigas uno de mis platos favoritos, pero al parecer la sangre latina termina tirando y ahora las veo desde otro punto de vista, sobre todo si no son las típicas. Yo tiro a platos que mantienen más la virtud de sus propios ingredientes y al picar la carne es como si quitaras un poco de la esencia de la misma, análisis aparte, aquí somos más de no manipular mucho el producto, pero a ver como se hace una albóndiga con un filete, difícil lo veo, aunque nada es imposible, preguntemos a los grandes cocineros-investigadores de la alta cocina. Evidentemente, hoy, con el nombre solo, me he lucido, jejeje.
   

Para 4-6 conmensales, depende de lo que coman
35 minutos + reposo de la carne
Dificultad media

ALBÓNDIGAS SIN GLUTEN CON CEBOLLA POCHADA Y ROQUEFORD AL PEDRO XIMÉNEZ

Ingredientes

- 500 gr de carne picada solo cerdo
- 1 huevo L
- 1/2 cucharada de perejil picado seco o 1 1/2 de perejil fresco picado
- 2 dientes de ajos grandes
- 1 cucharada de harina de garbanzos SIN GLUTEN
- Sal
- 1 trozo de queso Roqueford
- 1 cebolla roja mediana
- Harina Beiker sin gluten para rebozar
- Aceite de oliva virgen suave para freír

Salsa:

- 1 vaso de Pedro Ximenez
- 2 cucharadas de azúcar moreno
- 1 chorreón de leche de coco
- Unas hojas de menta fresca (o tomillo, o romero, o hierbabuena, a vuestra elección)

Elaboración

   Vamos con la masa de las albóndigas, en un bol grande ponemos la carne picada y  aderezamos con los ajos muy picados, el perejil, sal y pimienta, Removemos para que todo se integre bien.


   Batimos el huevo, si veis que con un huevo no es suficiente podéis añadir 2 M, yo con un huevo he tenido, pero eran bastante grandes. Ponemos 1 cucharada de harina de garbanzos a la mezcla volvemos a mezclar y añadimos el huevo, Mezclamos otra vez, rectificamos de sabor y tapamos muy bien pues va a la nevera un ratito para que se tomen bien los sabores.


   Picamos bien la cebolla roja y la pochamos con un poco de aceite de oliva virgen y sal. Reservamos dejándola enfriar.


   Una vez saquemos la masa de las albóndigas de la nevera, mezclamos la cebolla a temperatura ambiente con la masa.


   Troceamos el queso Roqueford en dados, podéis usar otro tipo de quesos a mí el manchego curado de oveja me "pirra" para estas albóndigas, pero podéis usar quesos más cremosos si os apetece, a gusto del consumidor.
   Hacemos unas tortitas de masa y ponemos en el centro un poco de queso Roqueford, envolvemos y damos forma de bolita, no las hagáis muy grandes, para dos bocados, está bien.


   Rebozamos en harina de garbanzos o cualquier otra sin Gluten "de andar por casa" y freimos, esperamos a que el aceite esté caliente o absorverán mucho aceite. Reservamos nuestras albóndigas.



   Para la salsa, ponemos el vino Pedros Ximénez, la leche de coco y el azúcar moreno en un cazo y llevamos a ebullición. Dejamos cocinando la mezcla a fuego medio unos 30 minutos removiendo de cuando en cuando y ya tenemos una buena reducción de Pedro Ximénez.
   Como opcional, ponemos al final unas hojitas de menta, un poco antes de apagar el fuego para dar de aroma, no la pongáis mucho antes pues solo pretendemos aromatizar un poco.

   Aquí también podéis ver la receta de albóndigas tradicionales con tomate, todo lo anterior sin la cebolla, sin el roqueford y sustituyendo la salsa por salsa de tomate. También muy ricas y sin lactosa.


lunes, 6 de octubre de 2014

CHURROS TEJERINGOS SIN GLUTEN

     Si quieres encontrar churros tejeringos, de los de toda la vida te recomiendo Coín, !hombre!  ¿qué dedir?, cosas buenas que tiene mi pueblo, los de Antonio Lomeña en la Iglesia de San Juan, de lo mejorcito que he probado, además es amigo mío y sabe hacer las cosas con cariño... así le salen... !maravillosos churros!, crujientes por fuera, blanditos por dentro y sin exceso de aceite, punto muy importante para que los churros nunca se nos repitan. Lástima que no pueda comerlos, por lo del gluten, antes me zampaba unos pocos, vergüenza me da decir cuantos.
    El domingo da gusto levantarse por la mañana y oler a masa frita, buñuelos, churros tejeringos, chocolate caliente, café del bueno (un cortao, un manchao, una nube.. que difícil acertar con el café de Despeñaperros para arriba), que ricos, me encanta el desayuno porque me crié entre desayunos, aquí nos levantaban temprano hasta los fines de semana y eso que nos gustaba dormir.
     En verano, tocaban chorizos o cebolletas con huevos fritos antes de ir a la playa, para cargar pilas diría yo, para el día movidito que se avecinaba y siempre acompañados del olor a tortilla de patata y filetes empañados imprenándonos la nariz mientras desayunábamos con las legañas todavía pegadas, ¿Qué decir? es que es la mejor comida del día, les tengo especial cariño.


Para 12 churros
20-30 minutos + reposo de 30 minutos
Dificultad media

CHURROS TEJERINGOS SIN GLUTEN

Ingredientes

1 vaso de harina Beiker sin gluten (lo suyo es la de Schar Mix B) pero era domingo y no tenía
1 vaso de agua caliente
5 gr de sal
15 gr de levadura de panadero (en este caso Levital sin gluten)
Aceite de oliva virgen suave para freir

Elaboración

   
 
    Calentamos el agua y ponemos en un bol amplio.
    Disolvemos la levadura en el agua y le ponemos la sal.


    Ponemos la harina sin gluten de un golpe en el agua, cuidado podéis poner la cocina blanca, no es como la harina con gluten. Siempre se hace con harina de fuerza. por eso os recomiendo la Mix B de Shär, es una harina más consistente y con más cuerpo lo que hace que el churro sea de mucha mejor calidad.


   Removemos muy bien la mezcla quitando todos los grumos y dejamos reposar con un trapo limpio durante 30 minutos.


   Una vez reposado y duplicado su volumen, ponemos en una manga pastelera, aquí se pone en un instrumento, que no sé como se llama, pero que es parecido a las mangas pasteleras que se venden últimamente y que funcionan como las jeringas, pero en plan gigante.


   Ponemos a calentar aceite de oliva virgen suave y freímos, el aceite debe de estar muy caliente, Los tejeringos se vuelven con dos varillas, como las de las brochetas pero más largas, siendo estas de metal, y una vez fritos se meten en una varilla de junco aplastada, así mezclamos olores, olor a junco con masa frita, espectacular, las técnicas culinarias de nuestros abuelos...

viernes, 3 de octubre de 2014

PANACOTTA CON TOFFEE SIN LACTOSA SIN GLUTEN

  Como tengo miles de cosas por hacer y el tiroides no acompaña, (como cada vez que cambia en tiempo), he pensando bajar el nivel de publicaciones, porque a veces me siento un poco energúmena y cuando me pongo a trabajar es "un no parar", jejeje. Así que mi punto de partida va a ser no pasarme mucho y perfeccionar esto de la cocina.
   Ayer estuve viendo recetas de cuando empecé el blog, todavía no hace ni un año y aunque he visto cierta evolución, me siento como un bebé en pañales, aún me queda "Muchoooo que aprender".
  Tengo cientos de anotaciones por ahí, montajes de platos, pero al final me meto en la cocina y hago lo que me pide el cuerpo y creo que esto de la cocina requiere más precisión, al menos en este momento que nos ha tocado, de arte y tecnología culinaria.
   Pero hoy no me podía resistir a publicar un post, es mi enganche personal, la constancia la consigo no parando, pero eso perjudica a mi salud, así que, intentaré que hasta la próxima semana no haya otro, sobre todo, por no ponerme muy pesada.
  Hoy: Panacotta, no es que sea un postre que haga a menudo, pero es un postre que me encanta. Está tan rica, es tan suave, tiene una textura muy especial, medio flan, medio gelatina. Es muy fácil de hacer y no tiene mucho misterio.
    A estas alturas casi todos sabréis que es un postre italiano lácteo. Yo en este caso me he decantado por una Panacotta sin lactosa, no ha sido difícil, pues es relativamente fácil encontrar productos sin lactosa en los supermercados.
   Y como hoy va el día de SIN LACTOSA, podéis ver también el pastel de chocolate y merengue rosa sin lactosa y sin gluten.


Para 6 flaneras
Fácil
25 minutos

Ingredientes

Panacotta:

- 350 ml de Nata Central Lechera Asturiana sin lactosa
- 150 ml de leche entera kaiku sin lactosa
- 1 vaina de vainilla
- 4 hojas de gelatina
- 3 cucharadas de ron dulce
- 90 gr de azúcar

Toffee:

120 ml de nata sin lactosa
120 gr de azúcar
una gotitas de agua


Elaboración

1.- Abrimos la vaina de vainilla, con el filo del cuchillo extraemos en interior y lo agregamos a la leche que ponemos a hervir.


2.- Cuando hierva dejamos tapada un rato con un tapadera, para que infusione bien.
3.- Una vez haya perdido calor añadimos la nata y una cucharada de ron y el azúcar y calentamos a fuego lento. Cuando llegue a unos 80ºC agregamos la gelatina previamente hidratada en agua fría y bien escurrida. Asegurarnos de que la gelatina se disuelve bien.


4.- Ponemos la crema en unas pequeñas flaneras, dejamos enfriar un poco y después metemos en la nevera unas 2 o 3 horas.


5.- Hacemos el toffee con nata, azúcar de la siguiente forma: ponemos parte del azúcar en una cazuela y dejamos que se vaya disolviendo, agregándole una gotas de agua, a medida que se vaya volviendo más líquida agregaremos más azúcar, hasta finalizar con el caramelo y sin remover.




6.- Hervimos la nata y mantenemos muy caliente. Cuando el azúcar tome color agregamos la nata poco a poco y removemos para que se vaya integrando con el caramelo, es mejor hacerlo es 3 o 4 veces para que se cree el toffee de forma correcta, cada vez que le pongáis un poco de nada burbujeará de forma intensa. Cuidado con no quemaros.





7.-  Desmoldar la Panacotta y decorar con el toffee frio.

A disfrutar!!