viernes, 9 de mayo de 2014

BERENJENAS FRITAS CON MIEL DE CAÑA SIN GLUTEN

    Ayer por la tarde, recién llegada de Valencia decidí probar a hacer Macarons, los había visto allí tan bonitos y tan coloreados, además a mi hijo le encantaron, así como todo lo de Valencia... y como no llevan gluten, pues pensé que era el postre ideal. Horas después del desastre que monté en mi horno, en Masterchef decidieron también hacer Macarrons, ni que decir tiene que, el que te enseñe un pastelero como Cristian Escribà, directamente, no tiene comparación.
    Mis Macarrons fueron un auténtico churro, quedaron aplastados y quemados, (necesito un robot de cocina !ya!),  es penoso que llevo una semana sin poder montar una clara de huevo a mano y eso que siempre se me ha dado genial. Bueno la semana que viene será otra cosa, o eso creo yo.
    A lo que iba, lo de los Macarrons, no se acercaron ni a las galletas más cutres que haya visto nunca.
    Aunque no os lo creáis, después tuve ganas de ponerme a hacer unas berenjenas con miel, cosa que sí que me salió estupenda, aunque esté mal decirlo. Comimos berenjenas hasta que no pudimos más y después repetimos, aunque parezca mentira y, por eso, hoy no traigo postre, pero traigo un plato ríquisimo.
 
Para 2 o para picar
Con dificultad fácil
20 minutos
 
 
BERENJENAS FRITAS CON MIEL DE CAÑA SIN GLUTEN
 
Ingredientes:
 
- 1 berenjena grande
- Un plato pequeño con Maicena
- Sal 
- Agua
- Limón
- Aceite suave de oliva o aceite de girasol o semillas
- Miel de caña
 
Elaboración:
 
     Lo primero, lavamos la berenjena y la cortamos en rodajas, no deben ser muy gruesas, yo diría que medio centímetro, no quitamos la piel.
     En un bol ponemos agua y el zumo de medio limón, e introducimos la berenjena cortada. Dejamos unos minutos.
 
 
     Ponemos el aceite en una sartén a fuego alto. Escurrimos bien las berenjenas y les ponemos sal. Rebozamos en Maicena y quitamos el exceso de harina. Cuando el aceite esté suficientemente caliente, freímos dando la vuelta cuando estén hechas por un lado. Quitamos el aceite sobrante poniéndolas sobre papel absorbente Ponemos un hilo de miel de caña por encima. Servimos con una ensalalita.
     El secreto para que queden así es el agua con limón.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tienes alguna duda, sugerencia, o simplemente quieres añadir o decir algo, hazlo aquí: