miércoles, 9 de abril de 2014

LECHE FRITA SIN GLUTEN

  En Semana Santa la Leche frita es un imprescindible, creo que uno de esos que junto con las Torrijas no puede faltar en ninguna casa española. En la mía habitualmente sí, a no ser que me la curre yo. Pero es un postre que realmente me gusta, cremoso por dentro con ese sabor auténtico a canela y limón, bueno viene a ser una crema pastelera o un flan de vainilla, según el gusto, pero denso y frito.
   Es realmente fácil de hacer, la primera que elaboré fue con 7 u 8 años y eso que mi madre no me dejaba de acercarme a los fogones hasta muchos años después.
   No hay problema de gluten sabe exactamente igual que las que yo recuerdo y os aseguro que es todo un placer encontrarte con platos que con harina o sin harina huelan y sepan igual siempre.
    Lo cierto es que en el sur de Andalucía no es de los postres más típicos y en mi zona reaparecen por estas las fechas los pestiños de naranja, los borrachuelos de almendras y las rosquillas de Ochío pero también en muchas casas se hace la leche frita.
   Como no dispongo de mucho tiempo para investigar solo os puedo decir que tiene esa característica del Norte de España que consiste en cocer la harina en leche y que da postres tan ricos como la Quesada Pasiega, estoy estudiando mucho este trimestre...  
   Y ya sabes, tunéala como quieras y dale un toque a chocolate, o a licores, cambia la leche... Imagina que puedes hacer con este postre porque hay mucho que crear.      
    

LECHE FRITA SIN GLUTEN

Ingredientes:

Para la leche frita:

- 1/2 litro de leche entera
- 3 cucharadas no muy colmadas de maicena
- 4 - 5 cucharadas de azúcar
- La piel de medio limón, sin la parte blanca
- 2 palos de canela

Para el resto de la receta:

- 2 huevos
- Maicena
- Azúcar
- Canela en polvo
- Aceite de oliva virgen suave o aceite de girasol.


Elaboración:

1. Calentamos la leche con la cáscara de limón y la canela en rama, podemos usar vainilla en lugar de canela. Llevamos a ebullición a fuego lento. Cuando hierva tapamos y dejamos un par de horas infusionando para que la leche absorba todo el sabor de la canela y el limón.
2. Mezclamos el azúcar con la maizena y vertemos la leche infusionada y colada poco a poco y removiendo con las varillas continuamente para que no se hagan grumos.
3. Volcamos la mezcla sobre el cazo y ponemos a fuego medio-bajo sin dejar remover hasta que la mezcla se espese o tome textura de crema, cuidado porque se pega o se agarra así que no dejéis de remover. A fuego medio tardará unos minutos.
4. Retiramos del fuego y sobre una fuente amplia, y aceitada, ponemos la crema y tapamos con papel film a ras de piel para que no forme costra. Dejamos enfriar hasta que esté cuajada la mezcla.


 5. Cuando esté fría, cortamos cuidadosamente porciones cuadradas. Pasamos por huevo.
 6. Las porciones de leche las pasamos por maicena y luego por huevo batido, cubriendo toda la superficie y friendo en abundante aceite caliente. Intentad que las porciones no sean muy grandes.
 7. Secamos sobre papel absorbente, rebozamos aún calientes en una mezcla de azúcar y canela, decoramos y presentamos. Yo las sigo prefiriendo con miel.

Que aproveche!!!
     

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tienes alguna duda, sugerencia, o simplemente quieres añadir o decir algo, hazlo aquí: