jueves, 27 de febrero de 2014

SOJA Y TIROIDES: PERJUICIO O BENEFICIO

   Desde luego no voy a intentar convertirme en el gurú de la alimentación, no se trata de nada, ni por asomo, parecido, pero sí creo que es importante que conozcáis las propiedades de los alimentos que entran en vuestro cuerpo.
   Con respecto a la Soja, desde hace años se nos viene vendiendo que la Soja es un producto realmente interesante para nuestra salud, anticancerígeno, ideal para la menopausia, para enfermedades coronarias. He trabajado como Nutricionista años y conozco muchos productos de herbolario, creo que bastante bien, al menos, sus efectos en mis clientes, esto solo son algunas ideas, no es un estudio formal.


   A veces recomendaba a personas que hacían dieta productos que contenían Soja, en principio, nada fuera de lo normal, hoy en día casi todo producto elaborado lleva soja. Pero ¿qué ocurría con un gran porcentaje de estas personas? pues que padecían un mal del siglo XXI, el hipotiroidismo.

   A pesar de que se trataba de dietas bastante equilibradas, que solo pretendían una reducción moderada de calorías con alimentos sanos y no procesados, cambio de hábitos sedentarios, el consumo de agua responsable y algún complemento alimenticio, mis clientes hipotiroideos me hablaban del cansancio y a la vez nerviosismo, como cuando les habían detectado el hipotiroidismo.

    Al principio no le dí importancia pero investigando leí en el prospecto de uno de los medicamentos recomendados para el tratamiento del hipotiroidismo el consultar al médico si se tomaban alimentos con soja, sin ninguna explicación adicional, pero no eran recomendables. El motivo, interfería con la absorción del medicamento.
 
    Llegó un momento en que a una de mis clientas con tratamiento para hipotiroidismo después de tomar salsa de soja en un chino empezó con síntomas digestivos fuertes y sobre todo me hablaba de temperaturas anormales en el cuerpo y otra sintomatología diversa. Después de descartar alimentos tomados en los días precedentes, llegamos a la conclusión de que la soja había sido el quid, confirmándose nuestra sospecha tras consumirla nuevamente unas semanas después y apareciendo los mismos síntomas.

    Entonces me propuse hacer un estudio de campo no formal, simplemente para mejorar la calidad de vida de mis clientes, disponía de una población extensa, en dos años habían pasado por la consulta unos 2500 clientes, aproximadamente un 20% (proporción realmente alta) tomaban hormona sintética para compensar su deficiencia de hormonas tiroideas.
 
    Si el médico de cabecera recomendaba a alguna cliente con Menopausia Isoflavonas de Soja, la dosis de tiroxina había que variarla en unas cuantas semanas, a veces de 50 a 175 mg de golpe, pero los médicos lo atribuían normalmente a que la paciente hacía dieta o a otras causas poco fundamentadas, nunca se acordaban de recomendar las isoflavonas fuera del un tiempo razonable después del consumo de levotiroxina. Me abstenía de recomendar cualquier alimento o producto con soja básicamente por aquel motivo.

      Aunque no está contrastado científicamente parece que dos de las isoflavonas de soja pueden competir con la enzima encargarda de la producción de tirosina, el hipotiroideo que consume soja, necesita más cantidad de medicamento para estar en un tono normal. En esta enfermedad no puedes controlar la cantidad exacta de levotiroxina diaria que se necesita, se hace una media y respecto a la cantidad necesaria se recomienda una dosis.

    Posteriormente fuí yo la que sufrió hipertiroidismo seguido de un  hipotiroidismo provocado y pude observar en primera persona los síntomas que vivían mis clientes cuando consumían soja. Fatiga, cansancio, nerviosismo, dolores intestinales, cambios de temperatura, malestar general, piel grisácea, debilitamiento del cabello y uñas, aumento de peso en cortos periodos de tiempo... aún teniendo correctamente indicada la dosis de levotiroxina.

      No pienses que por ser hipotiroide@ vas a sufrir los mismos síntomas, normalmente han de darse más variables, que de momento no sé cuales son, pero hay más variables porque no todos sufrían los síntomas con la misma intensidad y a veces éstos no eran perceptibles fácilmente y no había un motivo como que llevarán años consumiendo levotiroxina o que la soja fuera un ingrediente nuevo para ellos, había más causas que desconocemos.

      En la dieta tenía varios chicos jóvenes veganos que necesitaban adecuar su alimentación y venían en busca de ayuda para adaptar su alimentación diaria, en dos años y medio fueron 5, una población muy pequeña. Basaban su alimentación en productos derivados de la soja, pan de soja, hamburguesas de soja, leche de soja, yogures con soja, salsa de soja, tofu... pues con la soja sustituían la cantidad de proteína diaria necesaria, pero aunque era una población realmente pequeña, 2 de ellos habían notado algunos de los síntomas descritos, sobre todo, cansancio, nerviosismo, piel grisácea, caída de pelo, observable a simple vista. Ninguno de ellos con problemas de tiroides diagnosticados.
  
     La soja se ha introducido en el mundo occidental como la panacea de la salud, chinos y japoneses tienen una larga longevidad y no sufren los problemas de salud occidentales en tan altas proporciones. Pero hay diferencias evidentes, chinos y japoneses basan su alimentación en vegetales frescos, arroz y pescados, hasta hace una década y media no se detectaban enfermedades occidentales, ahora el cáncer de mama es tan habitual como en occidente porque cada vez la alimentación es más parecida a la de occidente.
   
     El procesado, el cultivo y el fermentado de la soja no se produce en occidente como en oriente, la soja transgénica ha invadido las despensas occidentales. La soja se encuentra en torno al 70% de alimentos procesados. Los cerdos que se alimentan con soja engordan más rápido y tiene una tiroides que triplica el volumen y es anómala. Hay un documento concenso de 2006 de multinacionales de alimentación pediátrica, en que se explican los efectos adversos de alimentar a los bebés con hipertiroidismo congénito con preparados con soja pues interviene en un incorrecto desarrollo evolutivo, destaca la persistencia de insuficiencia tiroidea a pesar del uso de una alta dosis de levotiroxina en los lantantes  con hipotiroidismo congénito alimentados con formulas de proteína de soja y la necesidad de su vigilancia, aunque el mecanismo fisiológico no está claro y hay que monotorizar su fución tiroidea una vez retirarada la soja, pues una alta dosis de levotiroxina también puede alterar la función tiroidea y provocar un hipertiroidismo iatrógeno.

   Soy consciente de que la soja interviene en la absorción del medicamento, pero ¿Cuál es el proceso? ¿Qué está ocurriendo con la soja? ¿Es positiva para nuestra salud? ¿qué calidad tiene la soja que se consume en occidente? a parte de esa capacidad de absorsión de la levotiroxina ¿por qué suceden determinados síntomas en pacientes que no sufren esta enfermedad? Tardaremos en responder algunas cuestiones, pues el hipotiroidismo no es la enfermedad relevante. Personalmente hago un consumo precavido y moderado, siempre lejos de la medicación al menos 5 horas después para que no afecte a su absorción, a veces me ha afectado mucho y otras en absoluto, quizás mi intestino es más permeable, quizás sufro intolerancia al gluten por esos mismos motivos, quizás... quizás.

    Al final me quedo con la frase de mi Doctor, "el mejor médico es uno mismo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tienes alguna duda, sugerencia, o simplemente quieres añadir o decir algo, hazlo aquí: