martes, 25 de febrero de 2014

MAGDALENAS CON CHOCOLATE SIN GLUTEN

   Las magdalenas son uno de los dulces más típicos y más fáciles de hacer, mezclas los ingredientes los dejas reposar en frío, las metes en un horno bien precalentado y listo magdalenas para merendar o desayunar, ninguna ciencia, solo algunos trucos.  Al final (y al principio) nunca entenderé como se compran magdalenas industriales, pero claro lo industrial nos facilita la vida a muchos y exige menos trabajo, pero nada que ver.

   La obsesión de hacer la magdalena perfecta pego a mi puerta, como con los profiteroles, la tarta de queso o alguna que otra receta más, pero hacer la magdalena sin gluten perfecta tiene alguna ciencia más, encontrar una harina que se acomode a lo que quiero y a que no me sepan a artificial como las que compras empaquetadas.

   Mi magdalena perfecta: es una magdalena con aceite de girasol, que no deje regusto, con copete abierto, azucarada, lo justo, cierto sabor a cítrico que se queda al final de cada bocado, esponjosa y con alveólos, pero no tantos como los que produce la harina sin gluten (suele llevar levadura o impulsor incorporado), sin textura arenosa como la que produce la harina de arroz a veces, que huela a horno y que no sepa a productos químicos, me he ido un poco por las nubes, pero esa es en particular mi magdalena perfecta, estoy tardando en llamar a mi madre para que me de su receta... y yo pueda adapatarla.

   Las magdalenas con gluten han sido espectaculares visualmente, a parecer de sabor ideal y todo en su justa medida, son una preciosidad, con un copete dorado por el azúcar y un poco agrieteadas.

   Las magdalenas sin gluten no son exactamente igual pero al menos están ricas, el intenso sabor a chocolate ha apartado de mi memoria gustativa el sabor de la harina sin gluten, por un momento, pero en la segunda lo empecé a percibir y en la tercera ahí estaba de forma exponencial, mis amigos se llevaron unas cuantas, para ellos eran perfectas,.. y no notan la diferencia, yo sí.

postre, dulce, magdalena, sin gluten, facil, chocolate, cacao


Salen unas 12-15 magdalenas
En 20 minutos las tenemos enfriando
Fáciles


MAGDALENAS DE CHOCOLATE SIN GLUTEN 


Ingredientes:


    - 150 gr de harina no panificable sin gluten
    - 120 gr de azúcar
    - 2 huevos
    - 150 ml de aceite de girasol o algo más según la densidad de la masa
    - la mitad de un sobre de levadura química sin gluten (cada sobre contiene 15 gr)
    - 3 cucharadas colmadas de Cacao Sin Gluten (Valor)
    - 1 cucharada de miel
    - 1 pizca de sal

Ganache:

    50g de chocolate de cobertura sin gluten (Nestlé)
    50 ml de nata para repostería

Elaboración:


1.- Bate los huevos con el azúcar hasta que dupliquen el volumen (puedes hacerlas con unas varillas eléctricas)
2.- Añade el aceite poco a poco e integra bien. 
3.- Tamiza la harina sin gluten, la levadura, el cacao y la pizca de sal. Bate todo perfectamente para que no queden grumos.
4.- Rellenas las cápsulas de magdalenas como 2/3 de la cápsula
5.- Lleva las magdalenas a la nevera y enfría entre 30 minutos o más antes de hornear.
6.- Precalienta el horno a 200ºC.
7.- Haz el ganache calentando la nata e introduciendo posteriormente el chocolate hasta que se disuelva, remueve constantemente. Enfría.
8.- Hornea a 180ºC entre 15 y 20 minutos.
9.- Saca y deja enfriar las magdalenas.
10.- Monta el ganache con las varillas eléctricas una vez frío, yo no lo hice porque me quedo super denso, una delicia.

Trucos y consejos:


1.- La miel preserva la humedad de la magdalena, también puedes usar azúcar invertido pero creo que si tienes que elaborarlo es más fácil la miel.
2.- Mete todo el aire posible al batir así serán muy esponjosas.
3.- Ten paciencia y deja reposar
4.- Si usas cápsulas profesionales no necesitaras de una bandeja de cavidades pues son mucho más rígidos y mantienen perfectamente la forma, y si no siempre puedes usar dos cápsulas juntas o moldes de aluminio desechables, aunque son más caros siempre se saldrán unas magdalenas perfectas.
5.- Si no tienes una bandeja para magdalenas usa flanera de metal, se trata de que suban y no se esparzan.