viernes, 24 de enero de 2014

LA MEJOR TARTA DE QUESO AL HORNO Y SIN GLUTEN

    Tarta de queso, cheesecake, Sernik, Käsekuchen, gâteau au fromage... a nivel universal se conoce la tarta de queso y cada país tiene la suya propia y las versiones de sus conciudadanos, evidentemente. Todos hemos sucumbido ante un trocito de pastel de queso, excepto a quien no le gusta el queso, por supuesto.

   Desde que el hombre empezó ha hacer queso, parece que hace unos 4000 años, se hace algo parecido a lo que hoy en día conocemos como tarta o pastel de queso, aunque la primera referencia oficial es del 200 a.C.

   Esta maravilla gastronómica se han elaborado con quesos como el idiazabal, el requesón, la ricota, el Gruyere, el quark, el mascarpone, el cottage o el queso en crema, descubierto como todas las cosas buenas por equivocación en 1872.

    Pasteles de queso hay cientos, miles, muchísimos, no se cuantas recetas pueden existir de tartas de queso, horneados, fríos, con un tipo de queso, con otro....  pero todos mantienen el ingrediente principal, cualquier queso, los hay dulces y salados, con gelatina, con harina, con maicena, con huevos, sin ellos, con lactosa y sin ella, con base de bizcocho, sable, hojaldre, galletas, sin base...

   La tarta de queso es una asignatura pendiente en mi trayectoria gastronómica, de hecho podría hacer un blog dedicado única y exclusivamente a la tarta de queso, he cocinado tantas y he probado tantas que estoy en un punto en que no se decidirme por la mejor tarta de queso que haya podido probar, pero si me han quedado claros algunos aspectos de lo que para mí sería una tarta de queso ideal,( que por supuesto no tiene que ser compartido), estos serían:

- Mejor una tarta de queso horneada que una tarta de queso fría, aunque no rechazo la última.
- En caso de ser horneada, se tiene que cocer despacio, 160ºC aproximadamente 1 hora. Es bueno que enfríe en el horno un rato, al libre albedrio, y después unas horitas de refrigeración.
- Si la bates demasiado cuando salga del horno se hundirá, por eso normalmente la mezcla es mejor hacerla a mano.
- Una tarta de queso ha de ser esponjosa, pero densa, con cuerpo, ligera y suave.
- Por supuesto debe ser dulce, pero no tanto como para apaciguar el sabor del queso, es importante conseguir el punto exacto de dulzor.
- No debe saber a huevo, debe saber a queso dulce.
- Los ingredientes han de ser de la mejor calidad, generalmente a más grasos mejor.
      
    Aquí nos hemos decantado por una tarta sin base, nos gusta más el relleno (;p), horneada, con queso en crema, esponjosa, suave al paladar, dulce y delicada. Espero que os guste, aquí no han quedado ni las migas y todos hemos repetido.


queso, huevos, nata, azúcar, sin gluten

Personas: 6 a 8 raciones
Tiempo: 40 minutos
Dificultad: Fácil


TARTA DE QUESO AL HORNO SIN GLUTEN


Ingredientes:


   1 yogurt griego sin azúcar
   250 grm de queso fresco tipo filadephia (algunos tienen gluten)
   1 vaso de nata de reposteria, 35% M.G
   10 cucharadas de azúcar
   2 huevos
   3 cucharadas de almidón de maíz (tipo Maizena)
   Mermelada de fresas
   Unas gotitas de limón

Elaboración:


1.- Precalienta el horno a 180-190ºC.

2.- Con el batidor manual disuelve el queso,
3.- Añade los huevos batidos, el yogurt griego sin azúcar, la nata, el azúcar y el almidón de maíz. Mezcla todo bien y con paciencia.
    - Puedes usar la batidora eléctrica sin varillas, pero que no espume, lo suficiente para disolver y que no queden grumos.
    - La diferencia entre la nata de cocinar y la nata de repostería es la cantidad de grasa que contiene una y otra, la nata de cocinar tiene alrededor de un 18%  de materia grasa y la de repostería sobre un 33-35% (para montar más fácilmente).
4.- Baja el horno a 160- 170ºC. Engrasa un molde apropiado, yo usé uno de plumcake. Vierte la mezcla y hornea entre 50 minutos y 1 hora. Si observas que está dorándose demasiado por arriba cubre con papel de aluminio, aunque a mí me gusta que se dore porque suele caramelizar. Pincha en el centro con un palito, debe salir seco. Deja la puerta entreabierta y deja que se enfrie, luego mete en la nevera unas horas.
     - Está mejor de un día para otro.
4.- Por último, batiremos mermelada de fresa con la batidora y agregamos unas gotitas de limón, extendiendo la mezcla por la superficie de nuestro pastel. Podemos ponerla al introducirla en el frigorífico o cuando vayamos a servirla.

Deliciosa tarta de queso!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tienes alguna duda, sugerencia, o simplemente quieres añadir o decir algo, hazlo aquí: