lunes, 30 de diciembre de 2013

GUACAMOLE

      La gastronomía mundial, y especialmente la española, en pocos años han adoptado las costumbres de otros países. Cuando empecé con esto de la cocina apenas conocía platos extranjeros, quizás algo de la cocina francesa, ahora la soja, el sirope de arce o de agave, la panela, el kale o los burritos mexicanos se encuentran en cualquier supermercado.
     No hace tanto creíamos que la representación de todo el continente asiático era el arroz 3 delicias, la ternera con setas y bambú, el pollo al limón y el helado frito, nos parecía raro lo del glutamato y lo de la fécula de patata era extravagante, la soja no sabíamos de donde procedía y del obulato, ¿qué es eso? ni siquiera habíamos oído hablar de él.
     Recuerdo de adolescente que todo lo exótico me entusiasmaba, la comida mexicana me parecía un mundo, la marroquí era un espectáculo para los sentidos y la japonesa no me la podía permitir, por eso nunca perdía la oportunidad de probar un poco de pescado crudo cuando mi padre practicaba su hobby, la pesca. 
    Comía atún de Almadraba encebollado cuando siendo pequeña iba de vacaciones a Cádiz, aquellos erizos recién retirados de la piedra con limón, umm..., cogía camarones de la playa desierta de Bolonia y me los comía crudos (en serio hacíamos camping en la playa desierta de Bolonia), alucinaba con aquellos sabores mientras mi madre se ponía al borde del ataque de nervios y mi padre se reía de la situación. No había internet, ni móviles, ni wassap y yo andaba por los 7 u 8 años, pero quería probar cualquier cosa que se pusiera a mi alcance. 
   Ahora cualquiera sabe hacer un ceviche medio decente, un sushi rico, un perfecto guacamoles y si aún lo estiramos más sabes usar el sifón que te regalaron por Reyes y emulsionas todo lo que se pone a tu alcance, sabes que es agar agar, la goma Xantana y al menos has visto un ronner y un abatidos, has usado la máquina de vacío, aunque solo haya sido para conservar.
    
  




GUACAMOLE 

Personas: Para picar (1 aguacate para 2 personas)
Tiempo: 10 minutos
Dificultad: Fácil

Ingredientes: 

Para el Guacamole: 

   2 aguacates maduros 
   Limón
   Tomate (opcional)
   Comino en grano (opcional)
   Cebolleta
   Cilantro picado
   1 diente de ajo
   Aceite de oliva
   Sal y pimienta recién molida
   Podéis usar otros picantes, yo solo uso pimienta (rsiracha, tabasco, cayena...)

Elaboración:


1.- Extrae el hueso de aguacate y retira la carne, ponemos en un bol y trituramos con un tenedor, añadimos el zumo de limón.

2.- Pícale muy pequeño el ajo, el tomate en brunoise y la cebolleta muy picada, adereza con comino previamente machacado, aceite, sal y pimienta. Mézclalo todo.

   Emplátalo bonito y sirve con Nachos de Maíz sin gluten, en esta ocasión yo le puse unas fresas.



Para que no se oxide nuestro aguacate:

- Ponle zumo de limón

- Pon el hueso del aguacate dentro del bol donde lo has triturado y tapa con papel film hasta servirlo.

LOMO DE CERDO EN MANTECA COLORÁ SIN GLUTEN

    No hay nada tan típico en el Sur como la Manteca Colorá, ¿qué aún no la has probado? es el desayuno de los domingos con el café de pucherete, sí, el que se hace en un cazo y al que le añades azúcar como para hacer un pastel, ese, no vale el de la maquina de cápsulas, porque sino pierde la gracia.

     En Málaga tras la matanza iban los chorizos, las morcillas y la Manteca Colorá, toda una explosión de olores, todas las especias usadas en las elaboraciones procedentes del cerdo impregnaban el ambiente, y sabías que había matanza a la legua nada más olías la Manteca Colorá.

     Yo lo pasaba tan mal de niña por la muerte del pobre animal, que me encerraba en casa de mi abuela con la tele a todo volumen mientras todos participaba de aquel jolgorio de grasas.

      Pero claro después llegaban los domingos y tu padre y tu madre te dejaban dormir hasta tarde y cuando olías a café recién hecho, el pan recién tostado y el olor a orégano y vinagre, sabías que había que levantarse de la cama rápidamente para que nada se quedara frío. Junto con los huevos con cebolleta y ajos y los huevos con chorizo eran el desayuno perfecto para un domingo de aventuras, porque el domingo era para pincharte erizos en la playa, caerte de los árboles o aprender a nadar a lo bestia y había que ir preparados con un potente desayuno.

     Hoy me percato que el mejor chef del mundo, Ferrá Adriá, no fue el descubridor de la Deconstrucción, fueron nuestras abuelas y las madres.
   


FILETES EN MACERACIÓN. GLUTEN FREE.

Tiempo: 20 minutos más la maceración (medio día o 1 día)
Personas: 4 personas
Dificultad: Fácil

Ingredientes:

- 500 gr de lomo de cerdo limpio de grasa
- 6 dientes de ajo
- 1/2 cucharada de pimentón dulce  de la Vera sin Gluten
- 1 cucharada de orégano
- 1/2 vaso de vinagre
- 1/2 vaso de agua
- Aceite de oliva y sal

Elaboración:

1.- Para macerar los filetes pon en el vaso de la batidora los ajos, el pimentón, el orégano, el vinagre, el agua y la sal, bate todo bien.
2.- Pon un poco del marinado en una cacerola baja y ancha, cubre con una capa de filetes, pon más marinado y sigue hasta cubrir toda la carne.
3.- Cubre con la tapadera de la olla y deja entre 1/2 día y un día en la nevera.
4.- Cocina a fuego medio el lomo con la maceración, el líquido se irá evaporando, en este momento añade 1/4 de vaso de aceite de oliva baja la intensidad del fuego y deja varios minutos cocinar. 
5.- Servir caliente o templado.

     Mismo sabor y nada de grasas.

viernes, 27 de diciembre de 2013

PINTXO DE CREMA DE AGUACATE Y SALMÓN SIN GLUTEN

   Como en casa tenemos algunos árboles de aguacates, cuando me mudo llevo conmigo una buena caja de aguacates aún verdes para poder tener durante un tiempo y disfrutar del sabor del sol del Sur, sabor que suele faltar cuando los compro en el super. Cuando necesito que maduren algunos los meto en la nevera y en un día o dos, listos para consumir.
   Su textura suave permite usarlo como mantequilla, en ensaladas, acompañando pescados o mariscos, en sandwichs, en mahonesas, como  postre con un poco de zumo de naranja, en una mousse, con miel o sirope de arce, en bombones, etc. Evidentemente, el guacamole no falta en esos días que tenemos aguacates en su punto.
    No es aconsejable ponerlo como base de nuestra dieta pues es muy calórico,  pero medio aguacate por persona cada dos días no debe influir en esas calorías de más.



PINTXO DE CREMA DE AGUACATE Y SALMÓN GLUTEN FREE

Personas: 4 personas
Dificultad: Fácil
Tiempo: 15 minutos

Ingredientes:

1 aguacate mediano
100g de salmón ahumado
Alcaparras para decorar
Ajo picado muy fino
Sal
Aceite
Cilantro
Limón
Panecillos sin gluten en finas láminas tostadas

Elaboración:

1.- Corta por la mitad el aguacate y desprende el hueso clavando el cuchillo y girando el hueso. Pon la carne del aguacate en un cuenco o plato hondo, exprimele un poco de limón y con esto ya el aguacate no cambiará su color. El aguacate se oxida rápidamente en contacto con el aire, pero como podéis ver con el limón se queda exactamente igual.
2.- Pica un diente de ajo muy fino sobre el aguacate, ponemos aceite de oliva y sal. Trituramos con un tenedor, también puedes usar la batidora. Añade el cilantro muy picado (opcional)
3.- Corta el salmón en tiras y enróllalas.
4.- Tuesta el pan, unta el guacamole, pon el rollito de salmón y una alcaparra para decorar.

Servir inmediatamente.  

jueves, 26 de diciembre de 2013

BIZCOCHO DE CHOCOLATE CON LECHE Y MAIZENA SIN GLUTEN

    Hacer pan sin gluten no es fácil, los resultados tampoco es que sean para tirar cohetes, hoy odio su sabor, mañana me lo tomaré con más filosofía, entiendo que a todo nos acostumbramos pero se trata de la cruda "o cocida" realidad. 

    En el supermercado me dice una señora: "el pan sin gluten no me gusta pero si lo hago muy tostado y le pongo mucha margarina me hago a la idea de que es pan del normal, pero más caro" que una señora de 60 o 65 años, que ha tomado pan con gluten toda su vida y que está recién diagnosticada, te haga ese análisis no es la Teoría del Cosmos pero simplifica todo es un santiamén, no quiero adoptar una postura pesimista, no, al contrario, simplemente nos queda mucho por hacer.


   En la parte contraria, como girada 80ºC a la derecha están los pasteles, porque no llegan a 190ºC ni de broma, estos se puede reproducir de las recetas originales, pero tienen el problema de que terminan con una forma distinta y, por supuesto, no sabiendo igual que los que llevan gluten, es como si me huebiera saltado algo de la receta, queda un sabor indescriptible en nuestro paladar y un olor simple en nuestro olfato, realmente a lo que me sabe es a artificial.


   Intento hacer pasteles que me recuerden sabores conocidos y hay días que se consigue y otro que ni parecido, así que experimento va y viene y yo "con la cocina hecha unos zorros". Me falta azúcar o estoy viciosa, esta semana no lo tengo nada claro.




Personas: 6
Tiempo: 50 minutos
Dificultad: Fácil

BIZCOCHO DE CHOCOLATE CON LECHE Y HARINA DE MAÍZ SIN GLUTEN
Ingredientes:

- 150g de chocolate con leche sin gluten
- 3 huevos
- 250 gr de Maizena
- 1/4 vaso de leche (yo utilicé leche sin lactosa)
- 200 gr de azúcar
- 1/2 sobre de levadura química en polvo sin gluten (7-8 g)
- 1/2 vaso de aceite (si usamos aceite de girasol da menos sabor que de oliva)
- Un poco de aceite para el molde
  
Elaboración:

1.- Separa las yemas de huevo de las claras. Monta las claras a punto de nieve incorporando la mitad del azúcar a mitad del proceso y al final del montado.
2.- Bate las yemas con el resto de azúcar hasta que doble de tamaño y blanqueen, yo me ayudo de las varillas de la batidora para ambos procesos, también se puede hacer a mano.
3.- Funde el chocolate y le añade el aceite. Incorpora la leche. Mezcla con las yemas.
4.- Tamiza la harina junto con la levadura.
5.- Agrega a las claras montadas la yema con el chocolate, suavemente para que no se bajen mucho. Por último, vamos incorporando la harina poco a poco con movimientos envolventes.
6.- Precalienta el horno a 180ºC unos minutos. Unta un molde con aceite, y rellena con la masa. Yo usé un molde de plumcake.
7.- Horneamos unos 35 minutos aproximadamente a 180ºC. Pinchamos con un palito y comprobamos que esté hecho. Sacamos, enfriamos sobre rejilla y podemos cubrir con chocolate de cobertura.

Buen provecho!!!

martes, 24 de diciembre de 2013

NARANJA CONFITADA CON CHOCOLATE GLUTEN FREE

    De niña me encantaba ir a casa de mi tía el día antes de Nochebuena, no solo porque para mí es una persona de lo más especial, y un salvavidas en la tierra, aparte de lo que significa para mí, en Navidad tenía en casa dos golosinas que yo nunca quería que se acabaran, After Eight y un chocolate de naranja espectacular, solo recuerdo esas dos chuches en su casa. Soy una auténtica viciosa del chocolate desde pequeña, negro mucho mejor, pero ascos no le hago a ninguno, el frío invernal dejaba un chocolate crujiente y un pelín amargo en la lengua que terminaba rompiendo en un refrescante sabor a menta, recuerdo que el primer bocado era como comer una lamina diminuta de hielo y una vez se producía el contacto con el calor de los labios se iba deshaciendo lentamente, daba bocaditos muy pequeños para que el After Eight no se acabara nunca (a propósito tengo que enterarme si tiene gluten... ;) !!qué momentazos aquellos!!!
     Ayer me acordé de aquellos instantes en que solo pensaba en lo que degustaba, sin ninguna preocupación más, sin pensar en que tendría que hacer después o que quedaba pendiente por hacer y tuve un momento de tranquilidad en mi mente estresada, así que decidí hacer algo que me recordara a esos "momentazos" en que solo estaba disfrutando de un bocado que me llenaba de sensaciones y no permitía que nada se interpusiera en disfrutarlo.


NARANJA CONFITADA CON CHOCOLATE

Personas: como postre
Tiempo: 1 hora
Dificultad: media

Ingredientes:

- Cáscara de 2 naranjas grandes
- 150 gr de azúcar
- Agua
- Chocolate de cobertura sin gluten (yo Nestlé Postres)

Elaboración:

1.- Corta la naranja de arriba a abajo, quita un trocito de la base y otro de la parte contraria y después haz 5 cortes verticales, extrae la piel y corta en tiritas de 1 cm.
2.- Hierve agua en dos recipientes, pon las cascaras de naranja en el 1º y deja cocer 4 o 5 minutos, pasa con la espumadera al 2º recipiente con agua hirviendo. Tira el agua del 1º y pon agua limpia nuevamente en el recipiente y a hervir, así repetimos de 3 o 4 veces. Lo ideal es tener una olla grande con agua hirviendo para ir cambiando el agua, se hace para quitar el amargor.
3.- Saca las cáscaras de naranja y reserva.
4.- En otro recipiente disuelve el azúcar con agua, haz un almíbar flojo, introduce las cáscaras a fuego medio durante unos minutos yo suelo dejarlas 18 minutos, cuestión de vicios. Después escurre bien las cáscaras, pon sobre papel de horno en una bandeja estiradas y cuece en el horno unos 15 -20 minutos a 180ºC para que seque el almíbar. No dejes que caramelice el azúcar.
5.- Saca y deja enfriar.
6.- Funde el chocolate de cobertura, yo lo hice con el microondas,  moja una a una hasta la mitad de las tiritas, pon en una bandeja sobre papel de horno, pon en la nevera para que el chocolate de cobertura se ponga sólido.
      Listo. Naranja confitada con chocolate. Es un sabor muy especial para disfrutar estos días. Espero que las disfrutéis, están realmente deliciosas y a mí me recuerdan a la Navidad.
     Además, podéis conservarlas en un bote hermético durante un tiempo, no sé cuanto, porque en casa no pasan del día.
   Como es una receta que requiere de tiempo, podéis hacer más cantidad, solo es cuestión de multiplicar los ingredientes.

lunes, 23 de diciembre de 2013

PINTXO DE MORCILLA CON PERA AL PEDRO XIMÉNEZ

      Ya desde hace un largo tiempo, los españoles (que es donde hay morcilla: en España) nos dimos cuenta de que la morcilla iba estupendamente con frutas como la manzana o la pera, así que repetimos hasta la saciedad el pintxo de pera con morcilla o manzana con morcilla, confirmado, en internet encontraréis lo que deseéis al respecto. Yo os doy una idea porque nos gusto y hemos repetido.
    En la zona donde vivo, la morcilla no lleva gluten, en general en casi ninguna parte, pero ojo hay regiones donde la morcilla si lleva productos con gluten, así que a comprar en lugares donde nos certifiquen que están libres de gluten. La morcilla no puede ser oreada, debe ser una morcilla cocida, la andaluza, sobre todo la Rondeña es espectacular y lleva mucha panceta, papada, especias y sangre, no lleva gluten, que es lo más importante para nosotros y quedan riquisimas.


 Tiempo : 10 minutos
 Dificultad: Muy fácil

PINTXO DE MORCILLA CON PERA AL PEDRO XIMÉNEZ

Ingredientes:
2 morcillas medianas de Ronda
2 peras amarillas maduras
Vino Pedro Ximénez
Un poco de agua
Queso curado tradicional (a vuestra elección)
Aceite de oliva
Para la reducción de Pedro Ximénez:
300 ml de Pedro Ximénez

Elaboración:
1.- Lava y corta la pera en láminas, pon vino a hervir y redúcelo, añade la pera y deja cocer. Cuando termine de hervir, deja la pera en el líquido. Corta la morcilla en trozos y pasa por la sartén solo para sellar. Estas eran unas morcillas estupendas.
2.- Corta los trozos de pan y pásalos por la tostadora o el horno, pon queso encima, pon la pera cocida encima y sobre esta la morcilla, decoramos con la reducción de Pedro Ximénez.


SALSAS: REDUCCIÓN AL PEDRO XIMÉNEZ:

    Par las reducciones de vino no necesitaras más ingredientes que el vino porque ya contiene el azúcar necesario, pero siempre podemos añadir una rama de canela o de vainilla o la cáscara de algún citrico para aportar sabor y olor a la mezcla. Si te pasas reduciendo, nada más enfríe se pondrá muy densa es mejor hacerlo a fuego medio para ir controlando el punto de evaporación.

jueves, 19 de diciembre de 2013

PAN DE PUEBLO SIN GLUTEN

    Seguimos experimentando con el pan, no está siendo un camino fácil, el pan sin gluten decepciona y a veces incluso impresiona. Estoy algo cansada de ver recetas de pan sin gluten con productos que no puedo encontrar, que tengo que encargar a través de internet, que no sé si me sentarán bien, quizás ese es mi mayor miedo, que me sienten mal.
     Hacer pan con gluten es una experiencia maravillosa para mí, (olor a aire caliente, a acidez de levadura, la sensación de tocar y amasar) pero cuando se trata de gluten free, a veces, me desespero, todavía no encuentro lo que deseo, quizás es que no se puede conseguir o quizás es que no estoy teniendo paciencia, pero bueno, no me rindo y algún día conseguiré un pan que realmente me guste.
     Entiendo que a todo el mundo no les guste el mismo tipo de pan, así que yo seguiré con mis experimentos e intentando conseguir algo que realmente se asemeje al pan que deseo, de momento, os dejo con otro experimento.


PAN DE PUEBLO SIN GLUTEN

        1 pan de medio kilo
        Preparación: 15 minutos + reposo 2 horas + horno 45 minutos
        Dificultad: Media

Ingredientes:

       - 300 gr de harina panificable SIN GLUTEN
       - 50 gr de harina de arroz
       - 50 gr de almidón de maíz
       - 20 gr de levadura fresca SIN GLUTEN
       - 1 cucharadita de sal
       - 300 ml de agua
       - 50 ml de leche templada
       - Una puntita de azúcar
       - Aceite de oliva

Preparación:

1.- Mezcla las harinas. si dispones de amasadora ponla a velocidad media. Disuelve la levadura con leche templada y la punta de azúcar. Agrega la levadura con la leche a la harina y dos cucharadas de aceite, mezcla. Añade la sal y el resto de agua, poco a poco que se vaya integrando. La textura es más bien pegajosa. Mezclamos bien y quitamos todos los grumos. Aumenta la velocidad de la batidora y amasa como 10-15 minutos, que esté bien aireada.
2.- Tapa el recipiente con papel film y deja en la nevera unas doce horas.
3.- Bolea la masa dando forma y quitando el aire. Deja reposar otra vez, esta vez fuera de la nevera y hasta que aumente de volumen.
4.- Precalienta el horno a 220ºC, pon agua en un recipiente propicio para horno dentro de éste.
5.- Introduce el pan pintado con aceite de oliva y con los cortes que deseemos. Horneamos 10 o 15 minutos, abrimos el horno y sacamos el recipiente con agua. Dejamos hornear otros 30-35 minutos más.
6.- Sacamos el pan y ponemos sobre una rejilla para que se enfríe. No lo dejes mucho tiempo al aire o enrurecerá enseguida.

      Al golpear la base del pan tiene que sonar hueco.

      Sigue faltando ese olor y acidez de la levadura. Falta esa sensación de pan, de amasado y de aire concentrado, pero no esta mal.

ROLLITOS DE ESPÁRRAGOS CON JAMÓN Y ROQUEFORD

      Bueno para los que os gustan los espárragos, que tienen mucha fibra. Este es otro de los típicos de mi casa, en esta ocasión toca sin pan y así el que quiera se lo añade, con o sin gluten, pero en definitiva, están ricos, ricos y muy fáciles de hacer.
     Sé que todo el mundo no es muy dado a los espárragos,  esta receta la hice con espárragos cultivados que se encuentran en cualquier mercado, yo prefiero los que crecen salvajes, pues son un poco más amargos y el sabor es mucho más impresionante. Pero, para gusto: los colores.


ROLLITOS DE ESPÁRRAGOS CON JAMÓN Y ROQUEFORD

    Tiempo: 15 minutos
    Preparación: Fácil

Ingredientes

       - 9 espárragos verdes
       - 3 lonchas de jamón serrano
       - Queso Roqueford
       - 3 huevos medianos
       - 1 cucharadita de miel de caña
       - Aceite de oliva
       - Sal y pimienta

Elaboración

1.- Lava los espárragos, corta por la mitad, la parte tierna de los tallos se pican en rodajitas finas. Las yemas de los espárragos ponla en la sartén a la plancha. Solo con un poco de aceite, sin sal, ya van acompañados de ingredientes salados. Se pueden escaldar antes para que queden tiernos, yo prefiero darles su tiempo en la plancha. Reservar templados.
2.- En otra sartén con un  poco de aceite, saltea las rodajitas de espárragos. Mientras bate los huevos y pon sal y pimienta, añade a las rodajitas de espárragos cocinadas y haz unos huevos revueltos, sin dejar de remover, dejarlos al punto.
3.- Corta trozos longitudinales de jamón y envuelve en cada media loncha una yema de espárrago.

Montaje:

- Haz un lecho con el huevo, pone encima los espárragos envueltos. Rocía con trocitos pequeños de Roqueford y metemos en el microondas un poco para que se deshaga el queso.
- Rociamos con un hilo de miel de caña por encima de los espárragos para aligerar lo salado del jamón y el Roqueford.

Listo!!!

martes, 17 de diciembre de 2013

HUEVOS ROTOS

    Buenas, buenas... Hoy teníamos ganitas de huevos con patatas, la cosa más fácil del mundo, pero se me ocurrió hacer unos buenos Huevos Rotos, ummmhhh... como los de Casa Lucio, pero sin cocina de carbón, con sus huevos medio hechos y su jamoncito. Evidentemente no son los mismos...:p
    No en todas partes se pueden comer unos buenos huevos rotos... por experiencia, porque suele ser lo que pido cada vez que salgo últimamente, repreguntando al camarero si me los hacen aparte.
    Aunque no son muy típicos de mi tierra están tan ricos que cuando no sabemos que comer tocan huevos rotos. Son muy fáciles de hacer pero como para todo hay que tener ganas y arte, jijiji, por estas tierras del centro y del norte nos dicen que no se les añade nada, patatas y huevos y se acabo, pero es que a mi me gustan con jamón serrano. Así que yo os dejo mi receta y ya vosotros vais probando, quitando o poniendo (el chorizo y la chistorra también son un buen acompañamiento).
    Por casa tienen mucho éxito porque no es la forma tradicional de comerlos en casa, en Málaga son patatas con huevo y aunque sean los mismos ingredientes, no es la misma forma, todo tiene su técnica.
    En fin, como creo que no hay algo más bueno ni más fácil hoy tocan Huevos Rotos.
    Ala, y a disfrutar de las cosas sencillas de la vida.
   


 2 personas o como otro plato para picar
 Tiempo: 15-20 minutos
 Dificultad: Fácil

HUEVOS ROTOS CON JAMÓN SERRANO
    
Ingredientes:

     -3 huevos (mejor blancos, mejor de gallinitas de corral)
     -2 patatas medianas
     -3 o 4 lonchas de jamón serrano fino
     -Sal y aceite de oliva.

Elaboración:

1.- En una sartén onda y grande (parisien), se pone bastante aceite, las patatas deben tener espacio en ella. Ponemos a calentar a fuego muy alto.
2.- Pelamos y lavamos las patatas y las cortamos como para freír, os recomiendo pedir patatas blancas para guiso y no de freír, porque quedan más blandas por dentro y menos crujientes, resultando más ricas para los huevos rotos. Las freímos cuando el aceite esté muy caliente. Las cocinamos a fuego fuerte unos minutos o hasta que obtengáis la textura que deseéis.
3.- Al mismo tiempo, en otra sartén sin aceite y también a fuego fuerte añadimos el jamón, cortado con las manos en trozos grandes, el jamón que no esté especialmente curado y cortado fino, un par de minutos que no se ponga rígido ni duro. Lo reservamos.
4.- En la misma sartén del jamón ponemos un poco de aceite y 3 huevos dejando que se peguen unos a los otros, un par de minutos.
   Sacamos las patatas, les ponemos un poco de sal, los huevos encima y después el jamón. Cortamos los huevos y a comer.

lunes, 16 de diciembre de 2013

BOMBÓN DE RON Y MANZANA SIN GLUTEN

    Como me apasiona el chocolate he decidido meterme en el maravilloso mundillo del cacao, en toda su amplitud. Nunca he atemperado un chocolate, nunca he manipulado mucho el chocolate y empiezo casi sin tener ni idea, pero este año como me está resultando algo difícil comprar unos bombones sin gluten y sin soja, he pensado en hacérmelos yo misma, porque para mí, una Navidad sin bombones es como una Navidad sin luces, así que me meto manos a la obra en la cocina y este ha sido el resultado.  




BOMBÓN DE RON Y MANZANA SIN GLUTEN

       12 bombones
       Preparación: 35 minutos
       Dificultad: Media

Ingredientes:
      150 gr de Chocolate de cobertura (75% cacao). Yo he usado Nestlé Postres que no lleva gluten aunque tiene menos cacao pero solidifica muy bien.
       15 cuadraditos de Chocolate Dolca Negro de Nestlé (55% cacao) tampoco tiene gluten , ambos
       tienen lecitina de girasol y no de soja.
       2 cucharadas de zumo de naranja
       1 cucharada y media de ron 
       1 manzana fuji
       Canela en rama
       Mantequilla
       1 cucharadita de miel

Preparación:

1.- Pelamos la manzana y la hacemos daditos pequeños, ponemos agua a hervir y le ponemos la canela, cuando el agua tome un color cobre, añadimos las manzanas y las dejamos hacer hasta que estén cocidas pero que tengan aun cuerpo.
2.- Este tipo de manzana es muy original para este postre porque tiene una textura parecida a la fruta escarchada, al no ser muy blanda cuando está cocida.
3.- Retiramos la manzana del fuego y ponemos media cucharada de ron y 1 cucharadita de miel, dejamos que la manzana se enfríe en la misma agua donde la hemos hervido.
4.-En otro recipiente, ponemos a hervir la cucharada de ron que nos queda, que pierda alcohol, esto será muy breve, añadimos el zumo de naranja, que hierva, retiramos el recipiente del fuego y ponemos los 15 cuadraditos de chocolate de relleno, movemos con la cuchara de silicona para que se disuelva, si es necesario acercamos un poco más al fuego para que termine de disolverse, pero en este caso el fuego ha de estar al mínimo, así el chocolate no pierde tanto brillo, da igual que sea el relleno, quedan más hermosos.
5.- Ahora derretimos 100gr de chocolate de cobertura o Nestlé Postres al baño María, y troceamos los 50 gr restantes. Cuando el chocolate del baño María se haya fundido retiramos del calor e introducimos el chocolate troceado, removiendo para que se funda. Listo para usar.
6.- En el molde de silicona untamos con ron las paredes, ponemos chocolate de cobertura dando la vuelta y vaciando, limpiamos los restos de los bordes y metemos a la nevera, el chocolate no va nunca al congelador se desestabilizan los cristales y podemos conseguir una pasa, solo un golpe de frio, mientras tanto, escurrimos la manzana.
7.- Sacamos de la nevera los moldes con el chocolate ya solidificado y en cada hueco ponemos trocitos de manzana, ojo no puede llegar al borde de los huecos porque sino, no queda espacio para la tapa de nuestros bombones.
8.- Inmediatamente vamos a poner la salsa que hicimos con el chocolate Dolca, naranja y ron encima de la manzana. Cubrimos con chocolate de cobertura, creando una tapa de chocolate, que será nuestra base del bombón. Con la ayuda del revés de un cuchillo largo y recto o una espátula vamos a igualar la base de los bombones.
9.- Cuando la primera fase del bombón, o sea, la parte que hemos dejado en la nevera, esté lista debéis de hacerlo rápido, porque no hemos dejado que el chocolate tome mucha temperatura, con lo cual, sobre todo el de cobertura, se solidificará en pocos minutos.
10.- Puedes poner en el frigo para que solidifiquen más rápido pero no a una temperatura muy baja.

sábado, 14 de diciembre de 2013

MASA DE PIZZA SIN GLUTEN

    No era muy aficionada a la comida italiana, pero en casa son todos unos apasionados, no os quiero contar la que monto en la cocina el día que hay pasta o pizza, puesto que yo no puedo comerlas, tengo que hacer varias comidas para una sentada.
    Poco a poco, nos aficionamos a hacer la masa, tanto para la pizza como para la pasta, habíamos compramos una maquinita de esas para hacer spaguetti o lasaña, al principio pensamos que era una tontería, ahora se ha convertido en una gran amiga.
   Aquí os dejo la RECETA SIN GLUTEN de la pizza, conseguimos una masa crujiente al borde y más blanda al centro, otros las prefieren muy crujientes y no es que no sepamos hacerlas redondas pero, por lo general son tamaño bandeja de horno... rectangulares, jijiji.
    


MASA DE PIZZA SIN GLUTEN
         2 personas
         Preparación : 15 minutos
         Dificultad: Fácil

Ingredientes:

         8 cucharadas soperas de harina panificable SIN GLUTEN, la ideal Shär Mix B
         1/2 vasito de agua templada
         1/2 dado de levadura fresca  Levital SIN GLUTEN
         1 cucharadita de sal
         1 cucharada de aceite
         Un poco más de harina Schar para amasar y dar forma

Elaboración

1.- Con un poquito de agua templada deshacemos la levadura fresca en un bol, mezclamos con la cuchara de silicona, agregamos la harina, la sal y el aceite y vamos añadiendo el agua restante poco a poco, no la añadimos toda porque la masa tiene que tener consistencia del pan con gluten (o sea una masa homogénea y sin grumos), así que cuando se consiga amasándola bien, no usamos más agua.
2.- Cuando la masa se despegue del bol, sacamos a la encimera donde previamente hemos esparcido un poco de harina y amasamos con las manos, de lo más sencillo, al menos unos 10 minutos, si la masa está un poco pegajosa hay que añadir más harina, amasamos, que vaya integrando los ingredientes y deje de estar pegajosa. Debe quedar una masa homogénea y elástica que no se rompa.
3.- Dejamos fermentar en el bol durante 1/2 hora, no pasa nada si es más tiempo y siempre con un trapo limpio y húmedo encima, en un lugar templado y sin aire. Si no sube en este tiempo dejar hasta que doble su volumen. Precalentamos el horno a 220ºC.
4.- Sacamos, poniendo sobre la encimera otra vez rociada con un poco de harina y extendemos y damos forma con el rodillo. Debe quedar fina, sobre 1 cm de grosor o menos. 
5.- Los ingredientes: los que te gusten, lo que no puede faltar son: tomate, queso y orégano. Ponemos los ingredientes...
6.- Hornear a 220ºC durante 15-18 minutos. Yo os recomiendo que no abráis el horno hasta los 15 minutos, y con mucho cuidado de no quemaros, levantad el papel para ver si la pizza esta blanda aun, si lo está... dejamos 2-3 minutos más y listo. Bon appétit!

ENSALADA TEMPLADA DE COGOLLOS

      Hoy os presento la ensalada oficial de mi casa, nos encanta, la descubrimos en una de las escapadas que nos hacíamos por la Axarquía Malagueña, a parte de que el paisaje es un auténtico placer nos podemos deleitar con platos tan exquisitos como esta ensalada, con #SaboraMálaga.
  
      En el precioso escenario que configura la zona este de Málaga, nos vemos acompañados de maravillosos árboles frutales como los mangos, las chirimoyas, kiwis y, bueno, un largo etcétera de frutas tropicales, plantaciones de estevia, flores comestibles, largos senderos, agradecidos, vinos de la zona y las fabulosas vistas del mar.

    Después del tiempo e investigando tras algunas coincidencias, descubrí que el origen de esta ensalada estaba en la zona de Córdoba, donde es muy típico elaborar los cogollos de lechuga con ajo frito, pero en muchos restaurantes de la Axarquía han querido dar identidad malagueña a esta sencilla ensalada añadiendo pasas, palmito, cogollos de la zona, un aceite virgen extra de aceitunas aloreñas y vinagre, que es de Jerez.



       4 personas
       Tiempo: 15 minutos
       Dificultad: Fácil

ENSALADA TEMPLADA DE COGOLLOS


Ingredientes:

       - 2 ó 3 cogollos de lechuga 
       - 6 dientes de ajo
       - 2 palmitos envasados sin gluten
       - Un puñado de pasas de Corinto
      - Un puñadito de pipas de calabaza crudas y peladas (por añadidura, hay que tomar frutos secos)
       - Sal
       - Vinagre de Jerez
       - Aceite de oliva virgen extra (AOVE)

Elaboración:

1.- Corta los cogollos de lechuga longitudinalmente, en 2 ó 4 partes, según su volumen. Lavamos y los dejamos en agua unos minutos. Pelar los ajos y los picar en brunoise muy pequeño.
2.- Escurre la lechuga y seca sobre papel absorbente, dispón sobre una ensaladera plana o en un plato plano grande. Aliñar con sal y vinagre.
3.- Cortar en tiras el palmito y esparcir encima de la lechuga.
4.- En una sartén pon unos 50 ml de aceite de oliva y lo calentamos, cuando el aceite esté bien caliente que no humee, retira la sartén del fuego y añade los ajos,  los movemos en la sartén fuera del fuego, que el ajo tome color dorado claro y que no se queme, cuando adquiera un bonito tono amarillo dorado añade las pasas y las pipas de calabaza. Rocía sobre la ensalada ese aceite con los ajos fritos, pasas y pipas de calabaza.
     Os animo a que la probéis, además de sana está deliciosa.
   .
Truco para que las hojas de lechuga sean muy crujientes:

- Si queréis lechuga más crujiente, mojamos primero la lechuga en agua templada-caliente, la dejamos unos minutos, quitamos el agua y las sumergimos en agua muy fría, reservándolas en ella otros minutos. Después es importante escurrir muy bien. ya tenemos una rica lechuga muy crujiente.

miércoles, 11 de diciembre de 2013

EMPANADILLAS DE PISTO Y ATÚN GLUTEN FREE

   Siempre me ha interesado mucho el mundo de las masas, son peculiares, con las masas sin gluten no sabes que ocurrirá, con las masas con gluten tampoco, pero son más predecidibles, y eso, de alguna forma produce más seguridad con lo que trabajas 
  Cuando amaso con gluten, siento tranquilidad, sabiendo lo que quiero conseguir, siento la harina entre mis dedos y noto lo que me pide y disfruto de esa suavidad peculiar que tienen. Cuando amaso sin gluten la sensación es arenosa, una harina poco refinada, poco uniforme, no es para nada suave y es pegajosa, amasas concienzudamente y nunca consigues lo que pretendes, ahora la tamizo siempre porque me resulta desesperante.
  Conozco el comportamiento de una masa con gluten, sé cuando está lista, cuando necesita fermentar más, cuando la he amasado poco o cuando necesita más agua, si me he pasado con la levadura, conozco esa sensación que se queda en los dedos y cuando la estiro sé en que momento está. Quizás mucho tiempo trabajando masas con gluten.
   Ahora me enfrento con unas masas que no conozco, a las que les falta algo importante, que necesitan más hidratación y que aunque se la pongas no consigues ese efecto de las masas con gluten, son masas a las que les falta sitio donde quepa el aire, pesan, necesitan textura, cuerpo, quizás no me explique bien, pero lo que tengo claro es me crean sentimiento de poco control sobre el producto.
   Hoy tengo entre manos la masa de las empanadillas, empezamos por lo fácil, es una masa escaldada y cada vez estoy más empecinada en conseguir que esta masa sin gluten funcione. Estas van al horno.
    

Tiempo: 40 minutos
Dificultad: Media

EMPANADILLAS DE PISTO Y ATÚN SIN GLUTEN

Ingredientes:

Para la masa:

- 1 vaso de agua con un chorreón de vino blanco
- 150 gr d harina sin Gluten Schar Mix B
- 1 cucharada y media de aceite de oliva virgen extra
- 1/2 cucharadita de sal

Para relleno:      

- 1/2 calabacín pequeño
- 2 tomates maduros
- 1/2 cebolla mediana
- 1/2 pimiento italiano
- 2 latas de atún en aceite
- Aceite de oliva
- 2 dientes de ajo
- Sal
- Pimienta recién molida
- Una pizca de azúcar

Mise en place:

- Pica toda la verdura en brunoise pequeño

- Pica el ajo en láminas si lo vas a retirar o en brunoise pequeño si lo dejas en el sofrito

Elaboración:

1.- Para hacer la masa hierve el agua con el vino blanco y con la sal. Cuando el agua empiece a hervir añade el aceite y la harina previamente tamizada fuera del fuego, mueve bien hasta que haga una bola compacta y deja enfriar.
2.- Ponemos una sartén en el fuego con un poco de aceite de oliva, cuando  esté caliente poner el ajo para que el aceite tome sabor (puedes dejarlo o retirarlo)
3.- Agrega al aceite el pimiento, deja hacer un poco y añade la cebolla, deja pochar a fuego medio, cuando esté un poco pochado, agrega el calabacín, remueve y añade el tomate picado. salpimenta, pon una pizca de azúcar para rectificar la acidez y deja rehogar a fuego medio y moviendo de vez en cuando. 
4.- Deja que reduzca todo, cuando lo veamos listo retiramos en un plato intentando quitando el restante de aceite.
5.- Elimina el aceite de las latas de atún, todo el que puedas, estrujando con un tenedor y mezcla con el pisto.
6.- Si prefieres las empanadillas con tropezones, el relleno está listo. En cambio, si te gustan más uniformes, puedes batir todo en el vaso de la batidora, recuerda quitar todo el sobrante de aceite en ambos casos.
7.- Amasa la masa previa, unos 10 minutos, como es harina sin gluten, la masa quedará gomosa, que no elástica. Estira con el rodillo, no deben ser ni muy finas (se romperían con el pisto), ni excesivamente gruesas (porque quedan demasiado pastosas).
8.- Con un vaso, un aro de cocina, o lo que tengas por casa, hacer círculos, más o menos del tamaño de la boca de un vaso para agua, aunque se pueden variar las medidas.
9.- Precalentar el horno, a 220ºC. 
10. En la bandeja del horno pon papel de hornear y sobre éste los círculos de masa, se rellenan con una cucharada de pisto, dobla y cierra pellizcando el filo hacia dentro, es mejor así porque si lo hacéis de la forma tradicional con la punta del tenedor, tenéis muchas posibilidades de que se salga todo.
11. Pinta con huevo batido y mantén la temperatura hasta que estén doradas y la masa firme.

Observaciones:
   
- Puedes rellenarlas de lo que desees, dulces o salados.
- En este caso las hice al horno pero puedes freírlas en abundante aceite.

martes, 10 de diciembre de 2013

CARNE DE MEMBRILLO

     Llevo toda la vida comiendo Carne de Membrillo, pero como la hace mi madre...(como decimos todos, ninguna), hasta el momento no he comprado ni una vez, parece mentira, pero lo aseguro, lo he pensado, y no, no recuerdo haberla comprado nunca, siempre ha estado en la nevera, siempre ha sido así, quizás se convierta en una tradición familiar, en casa hay pocas, tradiciones, digo,  jajaja.       
     Hoy la llamé, "oye mamá ¿cómo haces la carne de membrillo? he encontrado unos membrillos muy sanos, pero nunca he hecho carne de membrillo".
     Cuando en casa se hace carne de membrillo toda la casa se impregna de olor a azúcar, me recuerda a los obradores de pastelería, todos lampamos por limpiar la cuchara, ahora disimuladamente, porque somos más mayores, pero no os cuento cuando eramos niños.
      Nada, que me voy por las nubes, esta receta a parte de no ser difícil, esta espectacular y nos sirve para acompañar canapés, ensaladas, pasteles o como postre acompañado de queso y nueces, por ejemplo.
      A pesar de contener una buena cantidad de azúcar, y contener muchas calorías, siempre lo he considerado un postre bastante sano, ya que tiene propiedades astringentes y antiinflamatorias del sistema digestivo, así que si no hay problemas de diabetes o de sobrepeso, se puede comer en pequeñas porciones, ya que, al fin y al cabo, es un postre y contiene bastante azúcar. 
    Que brillo, que color, que olor,... si no brilla no es igual, al menos eso dice mi madre, tiene que tener ese color bronce oscuro o si no no ha salido buena, será cosa de madres. Bueno, no me enrollo más,  ahí va...



Tiempo: 20 minutos
Dificultad: Fácil

MEMBRILLO:


Rico en pectinas, que ayuda a bajar el coleterol, alto en taninos lo que le proporciona su cualidad astringente, ayuda a eliminar el ácido úrico y se usa en casos de hemorroides, úlceras de las mucosas y conjuntivitis. Por otro lado, no es muy rico en vitaminas proteínas ni grasas, pero sí en fibra.


CARNE DE MEMBRILLO
Ingredientes: 

        1 kg de  Membrillos limpios totalmente, solo la carne
        1 kg de Azúcar
        
Elaboración:

En Olla Esprés

1.- Lava muy bien los membrillos quitando la pelusilla y suciedad que suelen traer. Pela los membrillos dejándolos bien limpios. Los troceamos y volvemos a enjuagar bajo el grifo.
2.- Pon en la olla esprés 1 kg de azúcar a fuego medio, sin tapar. Movemos hasta que el azúcar se vuelva líquida, este paso es fundamental, el azúcar tiene que disolverse y dorarse un poco, cuando esto suceda, entonces se añade de membrillo troceado y limpio, en este caso también 1 kg, se tapa la olla y se deja 10 minutos desde que empiece a silvar.
3. Quitamos el vapor y abrimos la olla, batimos con la batidora y repartimos en moldes dejando enfriar
4. Listo. El proceso es rápido pero muy eficaz.

       Una receta sin pizca de gluten.


TORTILLA DE ESPINACAS RELLENA SIN GLUTEN

    Se van acercando los momentos de cenas y aperitivos con amigos, últimamente no salgo mucho, estoy lejos de casa, conozco a poca gente, no me apetece explicar al mundo que no puedo comer gluten y, además, por la zona donde vivo el pincho por excelencia es el pan con salchichón encima, no está mal y, que conste, no me quejo, pero realmente no está hecho para mí en estos momentos de "sin gluten, por favor" 
   El plato de hoy no es que sea un plato de alta cocina, ni mucho menos, pero me encanta la tortilla de espinacas y de esta forma consigo que la coman con más entusiasmo. Es ponerla y desaparecer. Así que el fin de semana tocó tortilla de espinacas y claro aparecieron algunos amigos sin avisar, cosa que sucede en casa a menudo y me encanta, y allí que se prepararon todos a degustar tortilla de espinacas rellena.
   Este año será la primera Navidad sin gluten, y la verdad, estoy un poco... ¿asustada? ¿temerosa? ¿entusiasta?, no sé, es una mezcla de todo, ¿podré quedar con los amig@s y la familia? ¿qué preparamos para el menú? uff. Bueno, no quiero pensarlo mucho. Sé que volveré a casa por vacaciones y veré a todo el mundo que es lo importante y, después, ya inventaré algo, como siempre.


Para 4 personas (segun que tengámos más)   
Tiempo: 20 minutos

Dificultad: Fácil

ESPINACAS:


La espinaca es un alimento estupendo para los fumadores, es anticancerígeno y genial para los que se quieran poner morenitos en el verano, no te pones moreno porque la comas, pero ayuda... además, la hoja verde es muy recomendable para problemas de anemia y es rica en ácido fólico.


TORTILLA DE ESPINACAS RELLENA.

Ingredientes:

- 2 manojos de espinacas frescas
- Pimientos del piquillo o pimiento morrón (al gusto)
- Queso curado al gusto
- 4 huevos
 - Sal
- Pimienta recién molida
- Ajos
- Aceite de oliva virgen extra

Para la lactonesa:


- 100 ml de aceite de oliva suave

- 50 ml de leche
- 1 ajo pequeño
- Zumo de limón
- Sal

Mise en place:


1. Poner  abundante agua a hervir con sal

2. Lavar bien las hojas de espinacas
3. Cortar el pimiento morrón en tiras
4. Cortar el queso en láminas
5. Cortar en brunoise muy pequeño los ajos
          
Elaboración:

1. Cuando el agua llegue a hervir poner las espinacas lavadas, escaldamos 5 minutos, sacamos y dejamos escurrir y enfriar un poco. Cuando no quemen, escurrimos con las manos y quitamos el exceso de agua.
2. En una sartén ponemos un poco de aceite de oliva virgen extra y los ajos picados y salteamos unos minutos  las espinacas.
3. Batimos los huevos y salpimentamos, retiramos las espinacas de la sartén y agregamos a los huevos batidos. Mezclamos bien y dejamos reposar unos minutos.
4. Dividimos en dos partes las espinacas y hacemos dos tortillas, volteando cuando estén cocinadas por una parte.
5. Ponemos la primera tortilla aún caliente sobre un plato, ponemos tiras de pimiento encima y triángulos de queso curado, cubrimos con la siguiente tortilla, si el queso no se derrite lo suficiente podemos meter en el microondas o en el horno un poco.

Para la Lactonesa:

1. En el vaso de la batidora poner la leche con el ajo, el zumo de limón y la sal, batir. 
2. Sin mover la batidora del fondo ir agregando el aceite en hilo y emulsionar.

Presentación:


Cortamos la tortilla en trocitos, cuadrados o triángulos y pinchamos con un palillo. Acompañamos de la lactonesa.

lunes, 9 de diciembre de 2013

PANECILLOS SIN GLUTEN 1

    Recuerdo que cuando tuve que dejar de tomar gluten, llegué a casa miré en la nevera y en las despensas y nada ... de nada, no pude tomar nada, cosa que me puso un poco triste, me puso triste porque tenía que reorganizar toda la forma de alimentarme que hasta aquel momento había llevado.
    Ni corta ni perezosa, me puse a buscar por internet, sobre todo, qué pan podía comer, no como nunca mucho pan, mi consumo se limita casi siempre a la mañana, pero sentí como si me quitaran un brazo, ¿no poder comer pan? (es lo que tiene que te prohíban algo). Cocina Fácil sin gluten me ofreció un aporte de energía extra con sus masas sin gluten, problema: me había mudado, estaba un poco perdida y no encontraba nada de nada, así que a experimentar con la materia prima básica.
    Tres días después hacia mi primera hornada, la verdad salió de pena, al menos para mi gusto, a otr@s les encantó, se trataba del primer experimento, harina de maíz y harina de arroz, imaginad!, era como coger un bollito en Júpiter, !pesaba bastante para ser tan pequeño!.
    Lo cierto es que experimento tras experimento, al final tengo varias recetas que funcionan, no es el pan de toda la vida, ¿a quién voy a engañar? pero al menos no tiene regusto a patata, ni tiene esta especial textura de "por favor, ¿qué estoy comiendo?". Además ¿cuánto os dura el pan sin gluten sin que se ponga como una roca?
     En principio casi ningún pan de los que he comprado me ha convencido; unos por el sabor, otros la textura, otros por que llevan, están repletos de productos que no me convencen y otros porque están llenos de agujeros por donde no se puede poner mantequilla, porque yo soy de pan de verdad y  al pan de molde lo llamé desde la más tierna infancia "pan de mentira"

panecillos sin gluten, harinas sin gluten

 Para: un par de baguettes
 Tiempo: 3 horas de fermentado + 30- 35 minutos horneado 
 Dificultad: media


    De momento siempre amaso a mano o con ayuda de una lengua de silicona, (si es de madera usadla solo para productos sin gluten o lavadla muy bien en el lavavajillas a buena temperatura). Me encanta trabajar las masas con gluten, a ver si empiezan a gustarme las que no tienen gluten, voy cambiando las cantidades, fermentando más o menos, poniendo el horno más caliente, menos, metiendo vapor, cada día se me ocurre algo nuevo.

PANECILLOS SIN GLUTEN 1
   
Ingredientes:

            - 300 gr de harina panificable sin gluten (a mí me gusta Schär Mix B  el problema para mí siempre es que viene menos refinada y la suelo tamizar)

            - 50 gr de Maizena
            - 250 ml de agua templada
            - 1 sobre de levadura seca de Schär (o 15 g de levadura fresca de Levital sin gluten )
            - 1 cucharada de aceite de oliva
            - 1 cucharadita rasa de sal
            - 1 pizca de azúcar (para que haga más efecto la levadura)

Elaboración



1.- Cuando se trate de levadura fresca, la pondremos en un bol y con la ayuda de una cuchara de silicona y un poquitín de agua templada la disolvemos bien, ponemos una pizca de azúcar, después iremos añadiendo la harina y mezclando poco a poco con el agua templada, ponemos la cucharada de aceite y la cucharadita de sal y mezclamos muy bien hasta disolver los grumos, la masa quedará pegajosa.
2.- Si es levadura es seca (liofilizada), simplemente la disolvemos en agua con azúcar y luego mezclamos con la harina, el agua, el aceite, y por último la sal.
3.- Ponemos un poco de la Maizena en la encimera limpia y dispondremos la masa mezclando ahora con las manos, es bastante pegajosa, así que podemos humedecer las manos un poco con aceite.
4.- El amasado es lo más complicado en este momento, estiramos la masa y apretamos con los dedos la masa, es para quitar el aire, así 3 o 4 veces, cuando lo tengamos listo, enrollamos el pan sobre sí mismo a lo largo de la barra de pan y lo dejamos en un bol fermentando por 2 horas y cubierto con un trapo húmedo, el pan crecerá el doble (le cuesta más que al pan con gluten)
5.- Cuando pase ese tiempo, vuelvo a realizar la misma operación de amasado, estiro, aprieto con los dedos varias veces y enrollo sobre sí mismo, dejando fermentar esta vez 1 hora. Esta vez ya los pongo en la bandeja de hornear sobre papel de hornear y un trapo limpio encima dando forma de baguette.
6.- Pasado este tiempo, encendemos el horno 220ºC, precalentamos unos minutos. Cortamos al gusto y hacemos unas incisiones con el cuchillo afilado y mojado o la tijera de cocina. Con un pincel de cocina extendemos aceite sobre la superficie, metemos en el horno  durante 30 minutos o los que necesite  y después dejamos enfriar sobre una rejilla.
7.- El resultado: no es como el pan de mi madre, que sabe a gloria, pero es bastante parecido, crujiente por fuera, blandito por dentro, muy bueno para los bocadillos del desayuno y la merienda.
8.- Probad a cortarlo a rodajas y ponerlos unos minutos en el horno, ideal para hacer canapés.

panecillos sin gluten

Observaciones:

Podemos cortar y congelar, así durará más de un día, luego sacar y tostar, siempre en herramientas que no se usen para productos con gluten, tipo tostadoras.