lunes, 30 de diciembre de 2013

GUACAMOLE

      La gastronomía mundial, y especialmente la española, en pocos años han adoptado las costumbres de otros países. Cuando empecé con esto de la cocina apenas conocía platos extranjeros, quizás algo de la cocina francesa, ahora la soja, el sirope de arce o de agave, la panela, el kale o los burritos mexicanos se encuentran en cualquier supermercado.
     No hace tanto creíamos que la representación de todo el continente asiático era el arroz 3 delicias, la ternera con setas y bambú, el pollo al limón y el helado frito, nos parecía raro lo del glutamato y lo de la fécula de patata era extravagante, la soja no sabíamos de donde procedía y del obulato, ¿qué es eso? ni siquiera habíamos oído hablar de él.
     Recuerdo de adolescente que todo lo exótico me entusiasmaba, la comida mexicana me parecía un mundo, la marroquí era un espectáculo para los sentidos y la japonesa no me la podía permitir, por eso nunca perdía la oportunidad de probar un poco de pescado crudo cuando mi padre practicaba su hobby, la pesca. 
    Comía atún de Almadraba encebollado cuando siendo pequeña iba de vacaciones a Cádiz, aquellos erizos recién retirados de la piedra con limón, umm..., cogía camarones de la playa desierta de Bolonia y me los comía crudos (en serio hacíamos camping en la playa desierta de Bolonia), alucinaba con aquellos sabores mientras mi madre se ponía al borde del ataque de nervios y mi padre se reía de la situación. No había internet, ni móviles, ni wassap y yo andaba por los 7 u 8 años, pero quería probar cualquier cosa que se pusiera a mi alcance. 
   Ahora cualquiera sabe hacer un ceviche medio decente, un sushi rico, un perfecto guacamoles y si aún lo estiramos más sabes usar el sifón que te regalaron por Reyes y emulsionas todo lo que se pone a tu alcance, sabes que es agar agar, la goma Xantana y al menos has visto un ronner y un abatidos, has usado la máquina de vacío, aunque solo haya sido para conservar.
    
  




GUACAMOLE 

Personas: Para picar (1 aguacate para 2 personas)
Tiempo: 10 minutos
Dificultad: Fácil

Ingredientes: 

Para el Guacamole: 

   2 aguacates maduros 
   Limón
   Tomate (opcional)
   Comino en grano (opcional)
   Cebolleta
   Cilantro picado
   1 diente de ajo
   Aceite de oliva
   Sal y pimienta recién molida
   Podéis usar otros picantes, yo solo uso pimienta (rsiracha, tabasco, cayena...)

Elaboración:


1.- Extrae el hueso de aguacate y retira la carne, ponemos en un bol y trituramos con un tenedor, añadimos el zumo de limón.

2.- Pícale muy pequeño el ajo, el tomate en brunoise y la cebolleta muy picada, adereza con comino previamente machacado, aceite, sal y pimienta. Mézclalo todo.

   Emplátalo bonito y sirve con Nachos de Maíz sin gluten, en esta ocasión yo le puse unas fresas.



Para que no se oxide nuestro aguacate:

- Ponle zumo de limón

- Pon el hueso del aguacate dentro del bol donde lo has triturado y tapa con papel film hasta servirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si te apetece decirme algo, hazlo aquí: